Tipos de narrador: narrador en 1ª persona.

Una de los ingredientes que deberían estar claros a la hora de iniciar la novela es el tipo de narrador/es que utilizaremos. La elección de un narrador, como tantas otros elementos de la novela, no tiene que resultar una elección fija. A veces, el narrador que estamos utilizando no es el adecuado. En este caso, y aunque pueda resultar farragoso, lo más recomendable es revisar de nuevo la novela y cambiar el tipo de narrador a otro que se acerque más a lo que se pretende. En ocasiones un único tipo de narrador no es suficiente para la historia que se pretende contar. Hay montones de ejemplos de novelas con diferentes tipos de narrador, que se alternan según resulte conveniente.

En las próximas semanas pasaré a describir los posibles tipos de narrador. La mía no es ni mucho menos una lista fija. Algunos autores mantienen las mismas categorías, aunque con distinto nombre; otros las reducen o las amplían; e incluso los hay que se niegan a establecer un catálogo detallado.
Personalmente, he recolectado esta lista tipos de narrador desde diversos manuales sobre el aprendizaje de literatura creativa y de las clases que recibí de teoría de la literatura. Son los tipos de narrador más conocidos , sin adentrarme en catalogaciones farragosas.

Comienzo con el Narrador en primera persona. Para ciertos escritores es el narrador con el que resulta más sencillo componer una historia.
Se narra desde un yo. Es además el narrador más efectivo para lograr un compromiso con el lector, porque tiene una mayor cercanía que el narrador en tercera persona. Algunas corrientes de estudio sobre la narrativa distinguen distintos tipos de narrador en primera persona:


  • Narrador testigo: la novela la narra un personaje desde dentro de la propia historia. Generalmente forma parte del relato como testigo ocular de los hechos. Un ejemplo es el personaje de Watson, que es quien narra las aventuras de Sherlock Holmes en El sabueso de los Baskerville.
  • Narrador protagonista: El narrador cuenta su historia como algo que ha ocurrido. Un gran ejemplo dentro de los clásicos de la literatura española es El lazarillo de Tormes.


3 comentarios:

Thanos_Malkav dijo...

Muy interesante la entrada :)
Espero con ganas el resto de posts sobre este tema porque no hace mucho que me propuse investigar un poco sobre ello, así que parece que me has leído la mente.

Sato dijo...

Coincido con mi congenere una entrada ligera a la par que útil y bien expuesta.

Esperamos el resto de notas al respecto.

Enhorabuena

Acuática dijo...

Muy didáctico, sí señor. Espero el resto de lecciones con impaciencia :)