La mirada de cristal.

En la Semana Santa de 2008 comencé la escritura de un diario. No era mío, sino de un personaje de novela llamado Frederick Veldecker. Un doctor que describía sus avances científicos en busca de una cura para los ataques de cefalea de su hijo, Robert. 
Sin saberlo, estaba creando el germen de una novela de ciencia ficción.
La primera parte de la novela (cuyo título todavía no puedo desvelar) está, a estas alturas, terminada. Nunca me había llevado tanto tiempo desarrollar una historia. 


Ahora, con la segunda parte muy avanzada, miro hacia atrás y me doy cuenta de la gran cantidad de influencias que subyacen en todo el universo que estoy creando. Una de ellas es un relato que escribí en 2005 llamado La mirada de cristal
Se gestó en el mundo de los sueños, la noche de un 23 de abril. Lo escribí en dos sentadas; una para plasmar las ideas en el papel; otra para corregir. Recuerdo que por aquella época mis lecturas eran El hombre que confundió a su mujer con un sombrero de Oliver Sacks y Cinco horas con Mario, de Miguel Delibes. Creo que ambos están presentes en el resultado.


La mirada de cristal Es un relato al que le tengo mucho cariño. Pertenece a ese tipo de trabajos con los que uno se siente cómodo al contemplar el resultado, sin importar lo que los demás opinen. Ha sido el único relato que he registrado en la Propiedad Intelectual, sobretodo después de que ganara un certamen literario. 


No hace mucho se lo pasé a un amigo y compañero en el mundo de las letras: Miguel Ángel Gómez Juárez. Autor de los libros que conforman La trilogía de la conspiración y del blog  http://megustan-loslibros.blogspot.com/  .Él se encargó de colgar mi relato en la web de la revista Edificación Cristiana. 

Dejo el enlace de la página. Mi relato puede descargarse pinchando en el último bloque (una pista: aparece mi foto). Una recomendación: leedlo todo seguido. Tiene truco.
Nada más.
Disfrutadlo.

2 comentarios:

Y. dijo...

ya está escargado, solo me queda leerlo. Poooor cierto estoy inmerso en la vidrera carmesí, me costó al principio saber quienes eran todos los personajes, es como esos dias en los que te presentan en una boda a la gente y sus parientes y tienes que digerirlo y clasificarlo en la mente lo más rapido posible, pero ya esta todo solucionado, ya los conozco y son amigos mios ;p. Aún me queda mucho por leer pero estoy en ello, tanto, que he aparcado mis ratos de escribir la mia para leer la tuya asi que... que merezca la pena XD. Estoy segur de que si, muchos recuerdos te seguiré por aqui.

Miguel Ángel Moreno dijo...

Adelante entonces. Al principio muestro todos los personajes de golpe, así que no me extraña que te costara quedarte con ello.
Ya me dirás qué tal el relato.