Confesiones literarias XV. Los inicios del escritor

La semana pasada un lector del blog me proponía hablar sobre el proceso iniciático de un escritor. Se me ocurrió que debía explicar este proceso en dos partes. En la primera de ellas -la que toca esta semana-, he querido consultar a los escritores que conozco sobre cómo fueron sus inicios y qué recomendarían a quienes empiezan en el mundillo. Para ello he contado con la opinión de tres autores. No he hecho distinci
ón entre quienes han publicado en papel o lo han hecho a través de la autopublicación de Amazon. De hecho, todos los enlaces de sus novelas dirigen a esta página (salvo los que llevan a un blog), independientemente del método que hayan elegido para publicar. Los tres escritores han sido los siguientes:

Francisco Gijón (a partir de ahora FG) es escritor de novela, pero también ha desarrollado diferentes escritos divulgativos sobre historia como La II República y la Guerra Civil, La Europa medieval y Breve historia de España. Entre sus escritos de ficción se encuentran títulos como Las cartas de Atilio, El Carbayón , El monstruo y el testigo o Madrid línea cinco.

Francisco José Palacios (FJP) es autor, entre otras, de las obras El alma que vistes  o Corazón de piedra. También escribe un blog dedicado a la literatura. Podéis visitar su página de Amazon pinchando en este enlace.

Jordi Torrents (JT) es pedagogo, periodista y escritor. Entre sus títulos se encuentran Malas noticias, Pistolas al amanecer, o El niño con autismo.

Estos tres escritores han contestado a una serie de preguntas sobre sus inicios en el mundo de la literatura. No era necesario que respondieran todas, sino únicamente las que desearan. Este capítulo está dedicado a esas respuestas. Espero que sirva para alentar o para demostrar a quienes desean iniciarse en esto que el camino por el que transitan no es muy distinto del que recorrieron los que hoy publican.

Describe brevemente tu experiencia al publicar tu primera novela 

FJP: Decepción. Topé con una de esas editoriales que te promete la luna, pero luego te das de bruces con la cruda realidad: no es nada fácil competir con tantísimas editoriales e infinitud de títulos literarios. Por tanto, el tipo de editorial al que me refiero juega un poco a la lotería, en el sentido de que publica numerosas obras todos los meses y prueba suerte por si alguna triunfa gracias al boca a boca. La distribución y la promoción fueron casi nulas.


¿Cómo fue la recepción de la misma?

FG: Funcionó muy bien

FJP: Con escaso entusiasmo. Como digo, la nula promoción y distribución fueron las principales trabas que impidieron que el título de mi primera novela fuera reconocido por el público lector.

JT: De éxito arrollador entre amigos y familiares. De escasa presencia en las librerías por culpa de una editorial mentirosa (y no es una opinión, todavía está con pleitos varios abiertos). Un frustre, vaya.

¿Qué has aprendido desde entonces?

FG: Que paso de las editoriales

FJP: Que tienes que tener mucho cuidado con quien trabajas tu obra, a quien confías su publicación, pues la mayoría de los pequeños editores no se preocuparán por tu trabajo como deberían. No pretendo echarles las culpas a ellos, ya que los pequeños editores, como pequeñas empresas que son, no cuentan con la infraestructura y liquidez necesarias para invertir una ingente cantidad de dinero en un solo autor. Moraleja: o trabajas con una grande, o con una pequeña en la que tengas confianza por conocer su trayectoria, o trabajas por tu cuenta.

JT: A no confiar en todo el mundo, a valorar más el placer de escribir que la angustia por publicar. En serio.

¿Qué opinas del creciente universo de la autopublicación en Amazon?

FG: Que Amazon vende muchísimas cosas además de libros y eso desvirtúa la calidad de éstos últimos. Dicho de otro modo: hay mucha mierda a bajo precio. Pero, oye, si funciona...

FJP: Opino que es un arma de doble filo. Por un lado, permite que cualquiera que desee ser escritor llegue a multitud de lectores, por lo que su obra no envejecerá confinada a un cajón como ocurría antaño. Da lugar también a la pérdida del monopolio en el sector que ejercían las editoriales, pues da lugar a que los escritores puedan para llegar a los lectores sin necesidad de ellas. Contando con un buen portadista, un buen corrector y la opinión de algunos lectores, podemos lanzarnos a la autopublicación sin más mediadores.
¿Cuál es el doble filo del que hablaba? Supongo que la autopublicación arrastrará a la ruina a muchas pequeñas editoriales que no van a ser capaces de competir ya no solo con las grandes firmas, sino con la ingente cantidad de autores autopublicados. Eso dará mayor poder a las grandes y, como está ocurriendo, a la autopublicación de miles de obras sin un mínimo de calidad que hagan huir a los desafortunados lectores que topen con dichas obras.

JT: No conozco las características e igual me equivoco, pero creo que la autopublicación tiende a ser negocio para el editor, nada para el autor. Pero también es cierto que hay que superar el modelo tradicional de editoriales y buscar nuevas vías.

¿Qué recomendarías a un autor que desea publicar su primera obra?

FG: Que observe y calle. Que no desvele sus planes. Que se lo piense dos veces. Que no se fíe ni de su sombra (y menos aún del espejo).

FJP: Que piense bien sus movimientos. Que pula su obra al máximo. Que la presente a varios lectores que le den sus impresiones. Que la trabajen al máximo. Que prueben a publicar con alguna firma importante, pero que sean conscientes de que conseguirlo es prácticamente una quimera. Por último, que no desesperen. Si no tienen la suficiente paciencia como para esperar las respuestas de las editoriales importantes, si no encuentran ninguna pequeña que les inspire confianza y, por último, si confían en su obra, que se lancen a la autopublicación. No es la panacea, pero al menos verán cumplido el sueño de ser leídos por alguien más que por su familia. Ejemplos de autopublicados que triunfan los hay, y muchos.
¡Ah! Y que no desesperen ni tiren la toalla. Si les gusta escribir, que lo sigan haciendo. Lo que tenga que venir, vendrá. ¿Quién sabe lo que nos tiene reservado el destino?

JT: Que su deseo es lógico e inevitable, pero que lo que nunca debe perder es el deseo de emborronar páginas, de perpetrar historias, de anotar cosillas por la calle (aunque sea en el borde de un tíquet de metro) y de dejar que la literatura fluya por su vida. Sin olvidar leer mucho, claro, la mejor escuela del mundo mundial.


¿Qué os ha parecido? La próxima semana me ocuparé del siguiente paso a la hora de publicar, cómo ponerse en contacto con un agente y/o con una editorial, para los que deseáis publicar por este medio, basándome en mi propia experiencia.






4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola. Muy interesante la idea de plantear temas y escribir aquí las respuestas.

Bruno González Escobio dijo...

Hola!, yo que te puedo decir, ¡estoy emocionado!, no tengo palabras para darte las gracias, es algo que no tiene precio sentirse comprendido y escuchado, no creo que tenga que explicarle a nadie que se dedique a ello lo que es esto... pero a mí de verdad que me has dado aliento, tú y el resto de escritores, es un lujazo encontrarse con gente que te exprese su vivencia sin pelos en la lengua y verle a esto el lado más humano. Por mi parte espero impaciente la próxima entrada y tomo nota de todo cuanto aquí se ha dicho.Un puntazo también la forma en que lo has planteado, mil felicitaciones, ¡¡Y MIL GRACIAS!!, de mi parte y de la de todos aquellos a quienes pueda ayudarles.

Anónimo dijo...

excelente de gran ayuda!! el sentido de los escritos el afán de resolver e interrogar el alma la mente de un artista y de comunicar publicar es una añadidura una decisión.

Anónimo dijo...

you are really a just right webmaster. The web site loading pace is amazing.
It seems that you are doing any unique trick. In addition, The contents are masterpiece.
you have done a great activity in this topic!

my website - kindle book review