Características de un escritor

¿Qué es lo que nos mueve a escribir? ¿Qué característica especial, si es que la hay, diferencia a alguien con vocación por la literatura del resto de los mortales? Son preguntas que desde siempre se han formulado. Desde Platón, que diferenció en el “Fedro” la idea de un “furor poético”, no se ha abandonado la idea de que todo escritor posee un impulso que le mueve a la creación. Inicialmente, la idea de la inspiración, de ese furor, se explicaba como una fuerza sobrenatural que impulsaba y guiaba al poeta en sus composiciones.
Actualmente buena parte de los escritores y teóricos de la literatura están de acuerdo en lo que podría denominarse como un “ingenium”. Una habilidad especial que todo buen escritor posee, innata. Es una predisposición artística que mueve a un interés posterior por la literatura –primero a la lectura y luego a la escritura-. Por ello, un escritor sobretodo, por lo que se distingue es por su ansia de escribir. Disfruta con ello, por mucho que le cueste producir lo que escribe, y no puede dejar de hacerlo porque realmente es escribir lo que quiere. Es movido por un ansia creadora, una manera de expresar inquietudes, desde las trascendentales a las más mundanas.

Esta predisposición innata a la escritura es una de las características de todo escritor. Es una voluntad creadora, una imaginación que siempre anda trabajando y creando nuevas historias y es, además, la necesidad de contarlas a otros. Asimismo, al escritor le gusta escuchar y leer otras historias. Por ello, el escritor es antes que nada un ávido lector. Alguien a quien no le guste leer no puede llegar a convertirse en un buen escritor, porque, además, la lectura es el primero de los escalones para alcanzar una técnica, pero no es el interés por la técnica lo que mueve al escritor, sino el deseo de alimentar su imaginación con las historias ajenas, de las que, luego, directa o indirectamente, aprenderá algo.
Así, tenemos que el escritor se define por una capacidad innata, un “Ingenium” y una técnica adquirida, un “Ars”. Esta misma idea es la que recoge Horacio en su “Epístola a los pisones” ya en el s. I a.C. La predisposición que el escritor posee para la literatura debe alimentarse de una técnica que irá evolucionando con las lecturas que éste haga.

Pero no sólo de lectura se alimenta esta técnica. El escritor debe, como es lógico, escribir para perfeccionarla. La lectura empapará al escritor novato de diversos estilos, sobretodo, del de los autores o géneros que le guste leer. Este estilo que ha asimilado con la lectura será el que posteriormente se plasme en sus escritos. Una imitación, al fin y al cabo, del escritor o escritores que le guste leer.
En este momento se ha transformado en un epígono, alguien que sigue el modelo de los creadores, sus huellas. También ahora ocurre con frecuencia que el escritor novato se encuentra con que aquello que quiere contar debe sonar grandilocuente, por lo que no es infrecuente recurrir a un exceso de barroquismo para decorar la obra. El manuscrito se llena entonces con gran cantidad de adjetivos y formas retóricas que no hacen sino molestar al lector pero que dan a su creador la sensación de que está produciendo algo de grandes proporciones. La mayoría de escritores consagrados aconsejan deshacerse cuanto antes de este barroquismo innecesario y escribir con naturalidad pero elegancia. Escribir como se habla y dar más importancia a lo que se cuenta por encima del cómo se cuenta, al argumento por encima de la forma. Este argumento deberá ser expresado buscando las palabras exactas y evitando dar vueltas innecesarias.
Entonces, cuando un escritor haya abandonado lo que le sobra a sus escritos, comenzará a encontrar su propio estilo. Ya no es un epígono; se ha transformado en un escritor independiente.

Una vez asimilado todo lo anterior. ¿En qué momento puede considerarse que uno ya es escritor? Lo más común es que un escritor se considere –y lo consideren- como tal después de haber publicado su primera novela. Esto es, aparentemente, lo lógico; sin embargo, escritores consagrados con, no una, sino dos o más novelas publicadas se siguen considerando aprendices de escritor o incluso “escribidores”. Esta sensación no es infrecuente. El hecho es que tras su primera novela, haya experimentado éxito o fracaso, el autor ha adquirido nuevas experiencias, nuevas formas de abordar un segundo trabajo, nuevas metas que alcanzar.
Ha aprendido de sus errores. Todas estas nuevas habilidades le habrán enseñado una valiosa lección que le servirá a la hora de afrontar su segunda obra. Pero cuando se encuentra con la siguiente novela terminada se da cuenta de que, otra vez como al principio, ha aprendido, se ha superado, ha evolucionado. Es por ello que se siente constantemente aprendiendo, por lo que no todos llegan a considerarse escritores hasta que notan cómo han alcanzado un proceso de maduración que, en ocasiones, puede producirse incluso tras una media docena de novelas a sus espaldas. Pero, pensándolo a fondo podemos preguntarnos: ¿Es alguien escritor por publicar? Ciertamente no. El escritor es simple y llanamente alguien que escribe, el autor de obras escritas, el creador. La verdadera conciencia de cuándo se es escritor no la da una novela publicada, dicha conciencia se encuentra en el interior, en nosotros. Alguien que realmente se sienta escritor, es escritor, aun antes de que sus obras hayan tenido la oportunidad de salir a la luz pública.
No obstante, como ocurre con otros talentos. Es necesario un reconocimiento personal y ajeno del mismo. Si uno mismo se reconoce como escritor, pero –aparte de su madre- nadie disfruta con sus obras, existe un problema importante. El verdadero escritor es aquél que, reconociéndose como tal, es también identificado por quienes leen lo que produce.


11 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente, me he tomado el tiempo de leerlo y de verdad que es muy motivador. Yo soy un escritor novato, pero me hago llamar "escritor" por el simple hecho de "escribir", osea, dándole toda la razón a la palabra, pues escribir es lo que me gusta. Pero muy bueno tu artículo, me sorprendió que no haya tenido comentarios. La verdad es muy inspirador, y creo que yo aún no he descubierto mi propio estilo pues aún rebundo en las palabras. Pero creo que es muy importante el leer este artículo para quien quiere iniciarse en el mundo de la escritura. Te dejo mi correo porque me gustaría compartir experiencias en cuanto a la escritura. Si tienes tiempo, hablamos.

DarkDose@hotmail.com
Excelente artículo.

Anónimo dijo...

Muy buena, quisiera que me respondieras las siguientes pregunta, ¿como es tu estilo de escribir? y ¿que obras te influenciaron para lograr ese estilo?

Miguel Ángel Moreno dijo...

Hola Anónimo. Diría que mi estilo siempre tiene cierto lirismo. Creo que viene de la influencia de los autores del Romanticismo. Es cierto que cada una de mis novelas ha recibido una influencia particular desde distintos autores, pero siempre hay uno que está presente en mi estilo: Alejandro Dumas.

Un saludo.

Tania Ruiz dijo...

Hola Miguel Ángel, todavía no tengo el placer de leer ninguna novela tuya, pero la reflexión hecha en este post sobre las características de un escritor me motiva para leer tu trabajo narrativo. Me daré una vuelta por el resto de tus entradas.
Desde que aprendí a leer devoré novelas porque me apasionan las historias, con el paso del tiempo me di cuenta que unas estaban mejor contadas que otras y fui más selectiva con mis lecturas. Por el momento yo sólo digo que escribo, incluso tengo la suerte de que me paguen por hacer eso que amo, para nombrarme escritora me faltan muchas historias por construir. Un saludo

Miguel Ángel Moreno dijo...

Hola Tania. Gracias por tu comentario. Me alegra tener una seguidora del mundo de las letras. Te recomiendo mis "confesiones literarias". Puede que con ellas te sientas identificada. En cuanto a mis publicaciones, puedes echar un vistazo a las dos últimas: "Praemortis", es un thriller de ciencia ficción; "La zarza de tres espinas" cuenta una historia de aventuras en la España del XVI.
Gracias de nuevo por tu participación y bienvenida.

Adriana Soto dijo...

Hola Miguel debo decirte que me gusta lo que has escrito. Te comento que comencé a escribir en el 2001 por la necesidad de desahogarme, en cierta forma el escribir para mí ha sido una salvación, cuando me inicié no soñaba con tener un libro, tampoco me interesaba que las personas lo leyeran hasta que sucedió esto de los blogs y me animé a abrir el mio. Años mas tarde inicia la idea de querer tener un libro ya que los comentarios que hasta entonces he tenido han sido buenos, me dije que había algo, que he logrado una conexión e incluso con personas que no he conocido y ha sido hasta el año pasado cuando recibí un correo de una editorial de España interesada en publicarme, si es cierto me emociona y al mismo tiempo sé que debo seguir preparándome. Aquí te dejo mi blog http://hallarse.blogspot.com/ sería un placer estar en contacto. Saludo!

Miguel Ángel Moreno dijo...

Hola Adriana. Enhorabuena por haber comenzado a caminar en el mundo de la literatura. Te deseo mucho éxito con tu obra. No olvides mandarme una nota con el título para que pueda echarle un vistazo.

davhner wt gonzalez gutierrez dijo...

muchas gracias me sirvio para mi tarea, de la personalidad de un escritor (nos dejaron de lo que ibamos a estudiar)



Anónimo dijo...

Me encantó tu post y me identifiqué mucho. Yo estoy escribiendo desde hace 7 años y aún no he terminado lo que sería mi primera obra, siempre siento que algo le falta o le sobra, así que le quito y le pongo y no estoy conforme. Adoro escribir y disfruto mucho leer a otros autores, observo y aprendo de sus estilos. No he tenido oportunidad de leer alguna de tus novelas, pero definitivamente voy a buscar -para empezar- una de ellas. Gracias!! saludos y mucho éxito!

lecidcampeador dijo...

Hola Miguel Ángel. Alejandro Dumas es un gran escritor, también le admiro.

Me gustaría leerte. ¿Me sugieres algún título por favor?

Miguel Ángel Moreno dijo...

Hola, Lecidcampeador. Te recomiendo mi última novela, "La Costilla de Caín". Puedes acceder a ella a través de este link: myBook.to/ccain

Si te lanzas a leerla, espero que la disfrutes.
¡Un saludo!