Twitter y el escritor independiente. Una relación de amor

Hoy día, el autor independiente debe competir contra los gigantescos métodos de promoción de las grandes editoriales. Para ello, el principal medio para darse a conocer son las redes sociales. Facebook o Linkedin son algunas de las más utilizadas. Pero sin duda, Twitter se halla a la cabeza.

A diferencia de Facebook, Twitter se centra mucho en los RT (retuits), lo que permite una mayor difusión de los anuncios promocionales. Pero ¿Sirve esta red social para dar a conocer una novela? La respuesta es: sí, aunque tiene sus peros. 

La cruda realidad es que los receptores de los tuits están saturados de información. A partir de los trescientos contactos, uno recibe demasiados tuits como para leerlos todos. Y aunque se lea, el mensaje promocional debe resultar atrayente, o el lector lo pasará de largo. 

En mi andadura como escritor independiente, he comprobado algunas de las peculiaridades que posee Twitter, y cómo se traducen éstas para alguien que desea promocionar su novela. Espero que alguna de ellas puedan serviros si comenzáis a autopublicaros, o si ya estáis en el mundo, pero queréis mejorar vuestra visibilidad:

Cuando me dispuse a publicar La Costilla de Caín, empecé a utilizar Twitter con más frecuencia. Hasta ese momento apenas entraba un par de veces al año y tenía poco más de cien seguidores. No obstante, sabía que una vez me iniciara en el universo de la publicación independiente, tendría que valerme de él para la promoción. Así pues, comencé a agregar contactos. Me centré en aquellas personas que se definían como escritoras y lectoras en su descripción. No tardé en comprobar que este tipo de usuarios me seguía a su vez, de modo que mi número de contactos empezó a aumentar de forma considerable.

Cuando llegué a los 700 dejé de seguir de forma selectiva. Comprobé que con una cifra de contactos semejante ya no hacía falta tomar la iniciativa en seguir a nadie porque, de hecho, se me agregaban nuevos seguidores todos los días. Decidí que, aunque quizás avanzara más lento, no seguiría por iniciativa propia, sino únicamente a quien me siguiera primero. Actualmente mi cifra de seguidores es de mil doscientos cincuenta. Pronto superará a la de Facebook. Aunque esta forma de añadir seguidores es más lenta, me parece más consecuente.

Sigo a quien me sigue, pero también hago publicidad de otras novelas para que sus autores me publiciten a mí. Este tipo de publicidad no es selectiva. Por cortesía, hago RT a quien me lo haga antes. No sé nada de la calidad de las obras que anuncio. Pero los otros escritores hacen lo mismo conmigo. La inmensa mayoría me publicita sin saber nada de mi calidad, ni de qué trata mi historia.
Este punto tiene un factor positivo y uno negativo que, a mi juicio, son muy evidentes: en un día de trabajo normal, puedo llegar a tener más de una veintena de RTs de diferentes escritores, lo que significa que los anuncios de mis novelas llegan a miles de potenciales lectores. La parte mala es que el compañerismo no selectivo entre los escritores incluye a muchos escribidores, y puede llegar a desprestigiar la calidad de quienes nos autoeditamos. Si se recomienda todo, se fomenta ese gran problema de Amazon que es la ausencia de filtro. Lo dejo ahí, a juicio de cada uno.

El efecto de esta -en apariencia- ingente publicidad es, sin embargo, mucho menor de lo que pueda imaginarse. En ocasiones, a pesar de los 20 mensajes diarios y los otros tantos RTs de compañeros del ramo, las descargas son irrisorias. No obstante, he comprobado que no promocionarse por Twitter equivale a ninguna descarga. Mi conclusión es que algo si funciona. Sin embargo, es necesario que el mensaje de Twitter sea atrayente: la creación de un banner promocional y un texto sugerente. Además, cuando el lector potencial pincha en el enlace, ha de encontrarse con una buena portada y una sinopsis que guste. De lo contrario, pasará de largo.

En estas cuestiones ando actualmente. Esta claro que no importa la calidad de un escritor si la primera impresión, que es la portada, resulta insatisfactoria. Estoy a punto de cambiar la apariencia de mi novela por otra mucho más llamativa. Los resultados, sin embargo, están reservados para mi Diario de un escritor indie.

Algunas herramientas para utilizar con Twitter:


  • Hootsuite - Permite programar mensajes que aparecerán a una hora determinada.
  • TwitLonger - Permite escribir mensajes mucho más largos. Esto aparecerá como un link desde el mensaje de Twitter.
  • Tweenjoy - Cuelga mensajes largos como si fueran una imagen, de modo que puedan leerse directamente en Twitter
  • ComercioCenter - Crea anuncios que se repiten, a elección, cada media, una o dos horas.
  • JustUnfollow - Entre otras cosas, ayuda a saber qué usuario de twitter no te sigue y, si uno quiere, dejar de seguirlo.



5 comentarios:

Paula Rivera Donoso dijo...

El tema me parece complejo. La otra vez conversaba con novio sobre algo similar, pero respecto a la difusión de artículos críticos literarios: a la gente en general no le importan en lo absoluto. Él me ha contado que se ha visto también en la necesidad de hacer RT de obras y entradas de blog de personas cuya propuesta no le interesa sólo para establecer una red de contactos que pueda eventualmente hacer lo mismo con su trabajo. Y ni eso ha salido demasiado bien, porque el público de Twitter del que hablamos, a partir de nuestra experiencia, quiere vender, mostrar y leer historias o, a lo más, conocer técnicas o patrones para escribir, mientras que parece tener un interés nulo en pensar o discutir la literatura como propuesta estética y artística, cosa que también considero relevante para todo lector y autor.

Aunque entiendo la dinámica de "te difundo si me difundes", en realidad yo nunca he podido adscribir a ella. No difundo lo que no conozco o no me interesa de buenas a primeras, o no lo hago de manera constante. Sí difundo o comparto el trabajo que he podido valorar: me parece algo mucho más sincero. Y no necesariamente con un RT, sino que con alguna nota o comentario personalizado. Naturalmente, eso implica que casi nadie difunda mis propias cosas, pero tampoco sé si existirá una suerte de público objetivo amplio. Trabajo estéticas y temas muy específicos. Quizá por eso, siguiendo mi lógica, a casi nadie interesan. Como todos, quisiera que mi trabajo llegara a más personas, pero si es un perfil de gente que simplemente va a ignorar la iniciativa, quizá por lo pronto sea mejor quedarse con ese pequeño sector que la valora.

Me siento un poco incómoda difundiendo mis propios trabajos por Twitter. Las estadísticas tampoco muestran que me sirvan de mucho. Me molestan también las cuentas que sólo promocionan sin parar sus cosas, sin exponer ideas o pensamientos con las que se pueda dialogar. Un autor que piensa y siente lo que hace es un autor que me interesa como lectora y un par con el que conversar. No quiero convertirme en una cuenta vacía.

En fin, quise compartir mi experiencia y visión de esto contigo; lamento extenderme. Eres uno de los pocos autores autopublicados por Amazon que sigo. También leo a veces tu blog. Me agrada la forma en la que reflexionas sobre estos asuntos, porque me permite conocerte un poco más como escritor y ese extraño y hostil mundo de la autopublicación, que es sin duda una selva agotadora. Aunque no estoy interiorizada con la lectura de obras autopublicadas (más por un tema de acceso; no compro en línea), si alguna vez leo un trabajo tuyo y me agrada, créeme que lo difundiré :)

Saludos y a seguir adelante :D

Caníbal dijo...

Concuerdo con lo que escribe Paula. Creo que para darse a conocer uno debe crear una base de lectores, no de escritores.

Algunos escritores me han seguido en twitter y dejan de seguirme a la semana, cuando notan que yo no los he seguido. Y no los sigo por una sencilla razón: leo su timeline y no encuentro algo interesante, sólo promoción de sus obras. Agradezco que dejen de seguirme porque sé que son personas a las que no les interesa lo que tengo que decir. Es sólo un seguidor por conveniencia, que muy probablemente sólo tiene seguidores por conveniencia.

Lo mismo ocurre en casi todos los grupos de Facebook dedicados a escritores independientes: cada quien se preocupa por promocionar su obra y a elogiar la obra ajena, con el único fin de que hagan lo mismo con la propia.
Hay poco interés en cómo mejorar la escritura, en compartir técnicas narrativas o recursos literarios: todo se centra en promoción, promoción y más promoción.

Le dedico muy poco tiempo a twitter pero he visto cuentas que no venden nada, que no promocionan nada y tienen arriba de 5000 seguidores que retuitean bastante lo que los propietarios escriben ¿por qué? porque les importa lo que tienen que decir. Ese debería ser el objetivo de cualquier escritor y creo que resultaría más efectivo.

He notado que cuando uno le pide a sus lectores que hagan el favor de compartir el texto, al final de un post, lo hacen. El texto debe ser interesante, claro, pero es notable la diferencia entre pedir que lo hagan y esperar a que lo hagan sin que se les solicite. Al parecer, siempre cae bien darnos un empujoncito.

Estoy escribiendo mi primer libro y espero que sea efectiva la forma en la que quiero distribuirlo para ganar lectores. Es algo que no he visto en otros autores, así que no sé si resultará pero pienso asumir el riesgo.

¡Saludos y gracias por el post!

Dra Jomeini dijo...

No estoy de acuerdo con lo de "yo te difundo si tú me difundes". Además de escribir, trabajo como Community Manager de un grupo de Anestesia. Y en twitter me rijo por las mismas reglas que como CM: sólo sigo a quién me interesa y los clasifico en listas por temas de manera que no tengo que leer mi TL entero (tienes razón al decir que más de 300 es imposible). A veces, añado a gente a esas listas en "modo prueba". Y cada dos meses hago una "limpieza" del TL. Borro gente sobre la que me he equivocado o que me lo llena de spam (Si quieres publicitar tu obra, tienes que ser como tú dices lo suficientemente atrayente para no cansar al del otro lado)
Hay un libro sobretwitter para escritores , escrito por Jean Laser, que está muy bien enfocado a cómo usar esta herramienta. Te lo recomiendo, si no lo has leído.
Muy buen post. (Y bienvenido a mi TL ;D)

Mariana Eguaras dijo...

Estoy haciendo algunos experimentos con las entradas de mi blog que transformé en ebooks y publico en Amazon. Coincido contigo en la necesidad de promocionar y comunicar un libro.
Uno de estos "experimentos" que he hecho es poner el mismo ebook, la misma cantidad de días (en diferentes períodos), gratis (KDP Select); en una ocasión promocionando la gratuidad en las redes sociales y en el otro no. La diferencia es enorme, más del doble de descargas de ese ebook haciendo promoción y venta de alguno de los otros ebooks.
Gracias por compartir información tan valiosa para los escritores, autores y escribidores.

Anónimo dijo...

Gracias por la entrada y los commentarios. Me parecen todos interesantes , tengo varias cuentas en Twitter, una personal, una de ediciones kindles que he leído o que me parecen interesantes y otra de libros. Algo se mueve pero creo que tienes razón que todo está saturado.