Trucos, triquiñuelas y estrategias para destacar en Amazon

Se dice, se cuenta... se comenta por algunos foros de literatura, y por ciertos muros de las redes sociales, que algunos, si no muchos autores de Amazon emplean métodos para destacar sus trabajos en el top. 

Hay quien defiende que en el amor, la guerra y la búsqueda de lectores todo vale; otros, sin embargo, fruncen el ceño, hacen una mueca y se quejan de competencia desleal, de falta de profesionalidad, de fallo al honor literario. 
Así las cosas, ¿qué es lícito hacer para convertirnos en un best seller entre los indies? ¿Dónde termina la estrategia y comienza la trampa maliciosa? ¿Cuánto daño hacen estos métodos a lo que algunos califican como una nueva generación de escritores?

Un servidor ha prestado atención a muchas conversaciones por Facebbok, entre las que sobresalían autores rojos de ira
(figuradamente, espero), echando pestes sobre los métodos de sus compañeros de letras. Y como si de una batalla entre Lope y Cervantes se tratara (empeorando lo presente), se dedicaban unos a otros los más floridos insultos.

No es mi intención hacer de juez en estos embates, líbreme Dios (léase Amazon). Aún queda mucha cuerda que soltar sobre el asunto, y muchas cosas que decirse. No obstante, participar de semejantes tertulias me ha legado algún conocimiento sobre las costumbres para lograr más lectores. Así pues, me propongo con esta entrada dar salida a cada uno de los trucos, triquiñuelas, picarescas, filfas, métodos y estrategias llevados a cabo por nosotros, los independientes.

Nota Bene: dado que no es mi intención juzgar, sino lavarme las manos y dejar el listado al amor de la mar de cada conciencia, mezclo lo que creo legítimo con tácticas maquiavélicas y ruines (las churras con las merinas, vamos). 
Y reitero para los profesionales de la lectura en diagonal: Que cada uno juzgue qué vale y qué no. 

Pues eso, vamos al lío:


  • Publicidad indiscriminada en Twitter de las novelas de otros escritores, para que ellos, a su vez, le publiciten a uno. Buena parte de las veces, estas novelas no se han leído. El objetivo de ello es extender una red de promoción entre los colegas independientes. Sobre esto ya hablé en detalle la semana pasada.
  • En la sinopsis de la novela, detallar los comentarios positivos que haya tenido en blogs, entrevistas, foros... o los que te haya hecho tu colega del barrio.
  • Escribir un subtítulo atractivo que, en ocasiones, envíe la modestia a hacer puñetas (como: "La mejor novela de todos los tiempos" y cosas así).
  • Modificar la fecha de publicación de la novela para que vuelva a aparecer entre las novedades de Amazon. Algunos autores defienden que no debería hacerse jamás, otros que debería hacerse en ocasiones excepcionales, y algunos que se puede hacer siempre que a uno le venga en gana. Amazon recurrió a esto durante el I Certámen de Autores Indies.
  • Organizar a tus amigos para que compren la novela el mismo día, lo que probablemente supondrá la entrada en el Top.
  • Comprar tu propia novela todas las veces que puedas, desde varias cuentas distintas. Algunos garantizan que Amazon no siempre se da cuenta.
  • Planear entre varios autores la compra e implantación de 5 estrellazas de sus respectivas novelas.
Sé que existen más trucos y estrategias, e invito a mis colegas, o a quien sepa alguna, que la declare en los comentarios.

Concluyo con una reflexión: 

Entre toda la jungla de los autores independientes hay algo que me preocupa, que siempre me ha preocupado. La ausencia de filtro de Amazon es un arma de doble filo. Permite descubrir a autores realmente buenos, rechazados por los métodos absurdos empleados por algunas editoriales y, al mismo tiempo, muestra, e incluso destaca a los escribidores más desastrosos. 

La ausencia de filtro encumbra, en definitiva, al vendedor más avezado, pero no siempre al escritor que lo merece. Muchos lectores se quejan de sentirse engañados por los buenos comentarios de una obra, o el puesto que ocupaba entre las más vendidas. Y yo me pregunto si, por culpa de tanta estrategia poco honesta con la realidad, estamos desarrollando toda una generación de escritores, una Generación Kindle, o nuestro destino es convertirnos en el cubo de basura literario de nuestro tiempo. 

10 comentarios:

Maricarmen Romero dijo...

Conozco muchos otros metodos, pero solo lo diria si nadie se entera. Concuerdo contigo. No me gusta tampoco ver como algunos escritores sufren si no estan entre los top 10. En realidad no me gusta lo que provoca Amazon en la gente.

Nae Sirud dijo...

Publicitar -con moderación- tu libro en las redes sociales y asegurarse un par de comentarios positivos con tus allegados me parece lo único perdonable de todo lo expuesto. Todo lo demás son codazos, y confieso que he recurrido al intercambio de lecturas.
En cuanto a lo engañosos que puedan ser los comentarios superpositivos, los lectores en Amazon tienen un buen recurso, que es leer el fragmento que se ofrece gratis.
Buen artículo. Saludos

Nelo P dijo...

Cualquier autor que ensalce un trabajo propio con trucos de kiosco, acaba sepultando éste y quizá los siguientes. Como dice Nae, basta al buen lector con ojear tres páginas del fragmento gratuito para valorar si será una buena compra. Yo también he pedido a algunos lectores a los que les gustó alguna de mis novelas, que plasmaran su opinión en los comentarios, pero desde la sinceridad, porque lo engañoso no perdura. Al menos, esa es y mi esperanza. Publicidad sí, pero sin mentiras. Interesante entrada, por cierto.

Miguel Angel Alonso Pulido dijo...

De todo lo que mencionas, yo he usado el cambio de fecha en un par de ocasiones y solo noté el efecto en la primera, así que no lo he vuelto a hacer; la publicidad indiscriminada en twitter o cualquier otro canal tiene un nombre que es spam y me parece deleznable; destacar los comentarios elogiosos en la sinopsis es lo que los yanquis llaman "la prueba social" y lo veo muy correcto, hasta necesario; lo de los subtítulos, ya entra dentro del estómago de cada uno; y planear compras entre amigos o colegas, dudo mucho que llegue a un volumen que influya.

Con una publicidad nula, llevo casi 700 ejemplares vendidos de mi libro, sin usar promociones gratuitas, por lo que creo que la mejor estrategia es una buena portada, una buena sinopsis y saber elegir bien los géneros para meterte en el top. Todo lo demás puede ayudar, pero sin eso no tienes nada.

Y en lo que comentas de la ausencia de filtros en Amazon, te olvidas del filtro más importante: el lector. Los lectores no son tontos, y solo puedes engañarles una vez. Cualquier autor que no eleve el listón de su obra será superado por otros que sí lo hagan. En España estamos muy al principio de lo que es el fenómeno de la autopublicación y estoy seguro de que en unos años, el panorama va a ser muy diferente y mejor, tanto para autores como lectores.

Un saludo, tocayo

Julio García Castillo dijo...

Buena síntesis de trucos más o menos presentables, Miguel Ángel. Llevo algo más de dos años y medio publicando en Amazon y cada vez conozco menos las tácticas y estrategias para conquistar lectores.
He leído opiniones supuestamente técnicas y otras, igual de fundamentadas, que desmienten a las anteriores con argumentos contrarios.
He visto libros con portadas mediocres y sinopsis que harían enrojecer a un alumno del primer curso de Marketing Amazónico (si es que existe esta diplomatura). Pero al parecer venden. O dicen que venden. Incluso cuando el contenido es pseudoliterario.
Como diría el insigne Dinio, “estoy muy confundido”.
Añadiría a tu catálogo de desmadres a quienes dicen disfrutar de centenares de miles de descargas. Incluso lo escriben en sus portadas. Imposible de contrastar. Amazon en cuanto a cifras es una empresa opaca. Quizás para no desanimar a nuevos autores que contribuyan al negocio (al de la plataforma, quiero decir).

Julio García Castillo dijo...

Buena síntesis de trucos más o menos presentables, Miguel Ángel. Llevo algo más de dos años y medio publicando en Amazon y cada vez conozco menos las tácticas y estrategias para conquistar lectores.
He leído opiniones supuestamente técnicas y otras, igual de fundamentadas, que desmienten a las anteriores con argumentos contrarios.
He visto libros con portadas mediocres y sinopsis que harían enrojecer a un alumno del primer curso de Marketing Amazónico (si es que existe esta diplomatura). Pero al parecer venden. O dicen que venden. Incluso cuando el contenido es pseudoliterario.
Como diría el insigne Dinio, “estoy muy confundido”.
Añadiría a tu catálogo de desmadres a quienes dicen disfrutar de centenares de miles de descargas. Incluso lo escriben en sus portadas. Imposible de contrastar. Amazon en cuanto a cifras es una empresa opaca. Quizás para no desanimar a nuevos autores que contribuyan al negocio (al de la plataforma, quiero decir).

FRANCISCO GIJON dijo...

Uno de los motivos por los que quité mis libros digitales de AMAZON eran estos trucos (y otros muchos que, al igual que Maricarmen, no diré en público por motivos obvios). Sin entrar en valoraciones de calidad (quien me conoce sabe que nada digo públicamente las obras de los compañeros), lo cierto es que cada vez tengo más la sensación de que AMAZON, al querer abarcarlo todo "al mogollón" no se preocupa lo más mínimo de la excelencia porque no le interesa lo más mínimo: precisamente parte de sus ingresos proceden de los autores que retroalimentan su ego para sentirse escritores de la noche a la mañana (y que luego critican a las falsas editoriales de pago por autopublicación, siendo la única diferencia entre una y otras que AMAZON es gratis para ellos). ¿Para qué poner un cedazo si todo puede colar? Pero hay algo que todos sabemos aunque muchos no lo quieran reconocer: sólo se escribe bien tras haber leído mucho, estudiado a fondo el idioma que se emplea -léxico, gramática, semántica...- y tras años y años desarrollando estilo, que es la eficacia que distingue a cada narrador. No, no saldrá de AMAZON ningún Muñoz Molina. Pero quizás haya muchos grandes escritores que nunca serán leídos porque tampoco los lectores buscarán en AMAZON el nutriente de sus inquietudes culturales. Otrosí añado que tampoco las editoriales tradicionales se están dejando los cuernos por llenar las librerías de obras de calidad, lo que provoca una merma en la exigencia del lector, que se acostumbra a consumir "lo que le echen" y un terrible desasosiego entre los que desean leer determinadas obras ya descatalogadas. Y si otrora en un quiosco de prensa podías coleccionar los clásicos de Gredos a un precio asequible, hoy te tienes que conformar con una colección de abanicos o de rosarios. Y así...

Marlene Moleon dijo...

Las críticas entre colegas son lamentables y deplorables.
Pero es un criterio ingenuo pensar que vas a publicar un libro en Amazon y ya está todo hecho.
Un libro es un producto comercial (aunque no nos guste ese concepto) y como tal debe promocionarse.
Las maneras de hacerlo pueden ser cuestionables también.
Es un tema muy largo y no quiero extenderme en este comentario.

Savitri Ingrid Mayer dijo...

Hola, muy sincero tu post, y también el anterior, creo que eres uno de los pocos escritores indie que se atreve a decir la verdad. En Amazon, los que más venden son los que saben mover mejor los hilos de la promoción, y esos no son siempre los que escriben mejor (nada nuevo bajo el sol). En cuanto a las redes de promoción mutua: no podría promocionar un libro que no he leído, y mucho menos si no me gusta, además creo que eso jugaría en mi contra. Supongo que los lectores de ebooks se irán dando cuenta de estos trucos promocionales, y usarán más a menudo su discriminación a la hora de comprar. Estoy convencida que con el tiempo solo perdurarán los buenos escritores, como ya ha sucedido en la historia literaria. Y para concluir: estoy en Sudamérica, aquí Amazon y el kindle aun no han llegado y el ebook es algo que está en el futuro, al menos para la mayoría de los que leen. Saludos.

Savitri Ingrid Mayer dijo...

Hola, muy sincero tu post, y también el anterior, creo que eres uno de los pocos escritores indie que se atreve a decir la verdad. En Amazon, los que más venden son los que saben mover mejor los hilos de la promoción, y esos no son siempre los que escriben mejor (nada nuevo bajo el sol). En cuanto a las redes de promoción mutua: no podría promocionar un libro que no he leído, y mucho menos si no me gusta, además creo que eso jugaría en mi contra. Supongo que los lectores de ebooks se irán dando cuenta de estos trucos promocionales, y usarán más a menudo su discriminación a la hora de comprar. Estoy convencida que con el tiempo solo perdurarán los buenos escritores, como ya ha sucedido en la historia literaria. Y para concluir: estoy en Sudamérica, aquí Amazon y el kindle aun no han llegado y el ebook es algo que está en el futuro, al menos para la mayoría de los que leen. Saludos.