Cursos de Calambur Teatro. La revolución en el mundo de la Imro

Recuerdo con cariño la primera vez que hice improvisación, fue hace unos ochos años. Me subí al escenario sin saber muy bien de qué iba la cosa. Lo único que me habían dicho era que la impro iba de "construir historias sin guión ni preparación", así, a pelo. 

Por aquel entonces, yo iba al grupo de teatro No Es Culpa Nuestra, de la ETSI Telecomunicaciones. Mi primera improvisación fue un desastre, lo admito. No supe qué hacer, ni cómo desenvolverme, ni qué responder... Pues eso, un desastre completo. 
Sin embargo, me sucedió algo importante después de aquella experiencia: me había picado el gusanillo de la impro. A pesar de mi penosa intervención, aquello de enfrentarme a un público sin nada preparado me encantó. A partir de entonces continué haciendo impro, hasta que entré en Calambur Teatro como profesional.

Hay varias formas de ver la impro, todas ellas positivas. Para muchos, subirse a un escenario para crear historias inventadas es un agradable pasatiempo, porque cada vez que se improvisa, los problemas del día a día consiguen olvidarse. La cabeza está tan ocupada en la creatividad que todo lo que nos preocupa desaparece. Ésta es una de las principales motivaciones para la mayoría de los alumnos, y no me extraña. La impro es terapéutica. 

Calambur Teatro ha ido un paso más allá, y ha visto el mundo de la impro, no sólo como un modo de pasar una tarde echándose una risas. La idea es formar improvisadores desde una técnica dramatúrgica; enseñar la generosidad hacia el compañero como base fundamental, para que, a modo de trabajo de grupo, sea posible construir una historia coherente. 
Me encanta esta filosofía, sinceramente. Me gusta porque no sólo busca que el público se ría y pase un buen rato, sino que admiren la calidad de las historias que surgen. Tomamos lo mejor de la impro (la capacidad para abstraerse de los problemas) y ascendemos un escalón para que, además de diversión, logremos impros de calidad.

Este año, Calambur inicia sus Cursos de Improvisación 2015 - 2016, en Madrid. Una oportunidad perfecta para que, si deseáis descubrir el increíble mundo de la improvisación, os aproximéis a ella. Hay cursos para todos los niveles, desde la iniciación hasta clases pensadas para improvisadores profesionales. Todo ello impartido por docentes comprometidos.

Si no habéis probado la impro, éste es el momento. ¡Os lo recomiendo! 
A mí me ha cambiado la vida ;)