Tiempo y tempo en la novela III. Alteraciones de frecuencia.

Tras ocuparme de las alteraciones de orden y duración, sólo me queda hablar de un último tipo de afectación para la herramienta del tempo: las alteraciones de frecuencia.


En este tipo de alteraciones encontramos las singulativas: cuando algo que ocurre una vez en la historia ocurre también una vez en el relato. 
Pero en nuestra historia podemos contar varias veces algo que sólo ha ocurrido una vez (por ejemplo, narrar el mismo asesinato desde distintos testigos presenciales). Es lo que se denomina una alteración repetitiva. 
Por último, podemos producir el efecto inverso. Algo que pasa varias veces en la historia se cuenta una sola vez en el relato. Puede usarse para describir una rutina, como el procedimiento que realiza nuestro protagonista al levantarse. Se supone que lo hará cada mañana, pero si sólo lo describimos una vez, con mucho detalle, daremos una sensación de monotonía. Es una alteración iterativa.

Con esta pequeña entrada despido por una temporada las técnicas narrativas. Los exámenes están a punto de engullir todo mi tiempo, de modo que me tendréis que disculparme si el próximo miércoles encontráis una sarta de maldiciones a modo de desahogo, dirigidas a la carrera que estudio, y que a estas alturas veo como un penoso lastre.

1 comentario:

Nimrod dijo...

Suerte con los examenes

Te esperamos en tu blog