Morfología histórica del español.

¿Qué os parece el título? Suena raro, ¿verdad? Pues no es otra cosa que la asignatura de la que voy a examinarme esta tarde. La última de todas todas. Es complicada (no hay más que leer su nombre para percibirlo), y, además, aburridísima.Además, desde mi perspectiva (muy personal, eso sí) se me antoja inútil. Es una de esas cosas que crees que no te servirán para nada en la vida. Ahora, quién sabe... puede que dentro de unos años mi futuro dependa de saber el origen de las conjunciones, o por qué decimos "usted" como fórmula de tratamiento (viene de "vuestra merced", por si os habíais quedado con las ganas de la respuesta).

En fin, sea como sea. Este último examen marca el inicio de una nueva etapa. Llevo una temporada algo alejado de la escritura. Cuando dejo de escribir, al principio no noto nada, pero con el tiempo voy viendo que tengo "mono": me vuelvo más taciturno y me da por convertir en relato cualquier aspecto de mi vida (como me sucede ahora mismo, por ejemplo). ¿No os sucede algo parecido?

La semana que viene será distinto. Retomo la novela que comencé durante el verano: un thriller sobrenatural, en que el que manejo un narrador en 3ª persona no omnisciente. Es un tipo narrador complicado, porque no puedo meterme dentro de los pensamientos de los personajes y, por tanto, sólo puedo mostrar cómo son y lo que sienten mediante sus actos y diálogos. Esto provoca que el narrador pierda importancia. 
En mi novela casi desaparece, algo a lo que no estoy acostumbrado; a cambio, los personajes cobran mucha más fuerza, y...

¿Veis? En seguida quiero olvidar que tengo que ponerme a estudiar, ¡el examen es esta tarde!

Deseadme suerte. 








8 comentarios:

María Fagot dijo...

Pues lo de usted ya lo sabía, y yo no he estudiado morfocosas de esas... jajaja, en serio, mucha suerte en el examen!

Miguel Ángel Moreno dijo...

Lo sabes porque mi carrera es de mentira comparada con la tuya :P

¡Ya te contaré!

Acuática dijo...

Espero que te saliera muy bien ^_^
Ale, ya no tienes que estudiar más, suertudo :P

Isa Merino dijo...

Bueno, se acabó la agonía. Hiciste el examen. Ahora a escribir, escritor. El narrador en tercera no omnisciente es muy interesante y crea retos, ya que el omnisciente puro y duro es más fácil de manejar, pero a la vez es algo más de otro siglo, ¿no? Ahora se lleva más el narrador en primera, el equisciente... o tal vez vuelve la moda del omnisciente, las cosas son cíclicas y todo está en continuo movimiento, lo mejor es usar el narrador que mejor convenga a nuestra historia, ¿no? Estoy deseando saber algo más de tu novela. Mucho ánimo y ya me contarás cómo se retoma la escritura cuando la dejas por un tiempo. Sé lo que dices referente al mono, pero no sé cómo volver a enfrentarme a la página en blanco, a veces pienso que olvidé escribir o que de tanto leer a los grandes, y a tanta maravilla que hay por ahí, me quedé atrás y tengo que empezar de nuevo.
Ups, me enrollo. Espero que nos cuentes que aprobaste.

Saludos

isa

Miguel Ángel Moreno dijo...

Isa: en efecto, se supone que el omnisciente es de épocas pasadas.. bueno, no te lo creas del todo. Hoy día se sigue utilizando tanto como el narrador en 1ª persona, porque es un narrador "fácil", como bien dices.
Es cierto, lo mejor es utilizar es más adecuado a la historia. Es lo que me sucede a mí; el trhiller que escribo debe utilizar una 3ª no omnisciente.
En cuanto a la página en blanco. Nos sucede a todos, aunque hay trucos para volver a la rutina ;)

Miguel Ángel Moreno dijo...

Acuática: imagino que todavía te quedan unos cuantos. Cuando termines queda pendiente una quedada literaria.

alberto dijo...

Llevaba meses ya sin entrar en tu blog y me alegra ver bastantes novedades. Por cierto, ¿cómo te fue en el examen, Miguel Ángel? Estoy de acuerdo contigo en que es una materia inservible. Yo aún no sé como la aprobé. Un abrazo.

Miguel Ángel Moreno dijo...

Todavía no lo sé, compañero. Ando a la espera de la nota. Un saludo.