Autopublicar en Amazon. Oro parece, plátano es


De un tiempo a esta parte, Amazon parece venir revolucionando el mundo de la literatura tras el lanzamiento de su sistema Kindle Direct Piblishing, o KPD, un sistema que permite a cualquiera autopublicar lo que desee. Al fin, ese manuscrito que las editoriales no se molestaron en leer puede exponerse al público y ser leído por cientos o incluso miles de personas.
Autores, otrora rechazados, tienen la oportunidad de mostrar sus obras a quienes realmente importan: los lectores.

No mucho tiempo después de esta iniciativa, las listas de éxitos de Amazon se han llenado con estos títulos autopublicados. Pero si no había suficiente con el hecho de publicar gratis y recibir beneficios por tus escritos, resulta que algunos autores, rechazados una y otra vez por la despiadada pluma de los editores, han hallado la gloria en este mundillo.

Algunos ya hablan de una nueva forma de ver la literatura, no monopolizada por las editoriales. Un mundo en el que el escritor pueda llevarse un porcentaje de beneficios razonable a lo que aporta (actualmente, un autor que publica bajo el respaldo de una editorial suele disfrutar un 10% de los beneficios; alguien que autopublique en Amazon puede llevarse hasta el 70%).
Por otro lado, la situación de crisis por la que estamos pasando nos invita a replantearnos los gastos: ¿preferimos pagar veinte euros por una novela u ochenta y nueve céntimos?

A priori, quizás la respuesta parezca sencilla, pero creedme, no lo es.

Hace ya algunos meses advertí que facebook iba progresivamente copándose con anuncios de autores autopublicados, que buscaban (algunos casi de forma desesperada) promocionar su obra mediante un bombardeo constante de links, reseñas, extractos seleccionados y demás estrategias. El exponencial crecimiento de estos anuncios me animó para investigar más sobre el mundo de la autopublicación. Para ello consulté a algunos amigos, entre los cuales destaco a cierto personaje, a quien llamaré señor X, dado que él mismo me confesó que no podía manifestar sus opiniones en público, por miedo a recibir una lluvia de críticas.

Lo que X me relató logró estimular todavía más mi curiosidad, de modo que decidí hacerme una idea lo más cercana posible de lo que se publicaba en Amazon.
De este modo, me descargué un kindle para mi PC y comencé a leer uno a uno hasta 25 títulos distintos, escritos por 23 autores (he repetido autor en dos ocasiones, por generarme algunas dudas en cuanto a su calidad).

Tras finalizar este particular experimento, he decidido compartir las impresiones que me he llevado de las obras que he hallado. Con todas he procurado ser objetivo, evaluando cada título por su calidad y su exposición de la historia, y no por si lo que cuenta se aproxima a mis gustos personales. No obstante, el listón con el que he medido su relativa suficiencia sí es subjetivo (como no podría ser de otra forma). Cada lector y/o autor que se acerque a este artículo debería tener ese dato en cuenta.

En ningún caso he leído las obras en su totalidad, sino los fragmentos de descarga gratuita que ofrece Amazon. Sin embargo, no creo que ello desacredite en modo alguno mi opinión. Estos fragmentos componen una media de unas 25 páginas, suficiente para hacerse una idea razonable.

Tampoco deseo mencionar los títulos o los autores que he decidido examinar, ni he vertido mis opiniones sobre ellos en Amazon. Mi intención con este artículo es la de ofrecer una idea global tanto para quienes se plantean la autopublicación, como para aquellos que desean descargar una de estas novelas, y, especialmente a estos últimos, hacerles ver si dicha obra merece, no ya los míseros 89 céntimos que cuesta descargarla, sino el tiempo que inviertan en leerla.

Una vez dicho esto. Paso a los datos:

De los 23 autores, salvo a 6.

·         De entre ellos, dos obtienen un «aprobado raspado»; es decir, no termina de convencerme su calidad, pero tampoco es un rotundo suspenso.

·         3 han escrito una novela de mi interés (lógicamente, no forman parte de los 2 anteriormente citados). Pagaría el precio que cuesta su historia por continuar leyendo. Las novelas de los otros 3 no me interesan, pero admito que poseen una calidad aceptable.

·         Sólo uno de los 6 aprueba con nota. Entra dentro del “notable”, por decirlo de algún modo (reitero, según mi criterio).

Un autor -autora, de hecho- cuya novela me ha parecido razonablemente buena, de 23.

¿Y qué sucede con los otros 17 autores? ¿Por qué no me ha gustado lo que presentan? Fundamentalmente, debido a tres causas:

1.      La novela estaba mal escrita, o muy mal escrita. En ocasiones me he encontrado con tantos defectos de estilo y faltas ortográficas que ni siquiera he terminado la versión de prueba.
2.      La novela está bien escrita, pero no tiene «chicha»;  no hay calidad literaria. Parece un relato que se haya estirado innecesariamente, o algo que uno escribiría en una noche de insomnio para un blog.
3.      La novela está bien escrita y la historia no adolece mediocridad, pero está muy mal presentada. El autor se detiene en farragosas e inútiles descripciones o en extemporáneos incisos que detienen la acción y aburren al lector.

De modo que tenemos a 17 autores que cometen errores en sus novelas, algunos rozando la frontera de lo hilarante; y sin embargo, en algunas hallé hasta veinte votos que les otorgaban cinco estrellas (la máxima puntuación en Amazon) y reseñas que encumbraban la susodicha obra a, como poco, mito de la literatura.

¿No huele esto a cuerno quemado? Es justo lo que yo me pregunté. Votos con la nota máxima y críticas laudatorias para novelas claramente pésimas dan que pensar en la palabra amiguismo, en la mendicidad del voto positivo, con el único fin de encumbrar la obra al top 100 de Amazon. Esa gran historia que, por supuesto, los ignorantes editores desecharon, escrita por un autor cuyo talento ha sido, sin lugar a dudas, menospreciado e incomprendido. Pero, ¿es ésta la realidad?
 
Claro que no.

Lo que he comprendido tras mi examen es que Amazon se ha convertido un saco sin fondo en el que caen mediocres escribidores cuyas obras han sido colmadas de halagos piadosos por amigos y familiares.
Esta situación me importaría poco, de no ser porque los votos positivos engañan a algunos incautos. En mi lectura de las críticas que acompañaban a ciertas obras he comprobado que tenían más razón quienes otorgaban una estrella, que aquellos que regalaban cinco. Los que escriben estas críticas negativas, además de contar verdades como puños, admiten haberse dejado llevar por las más generosas. Eso no está bien, señores.

Cada obra debería obtener lo que merece. Comprendo que los amigos de un autor que escribe su primera novela (de estos presiento que hay unos cuantos) deseen animarle, pero es necesario ser consecuente y mostrarle la realidad si lo que pretende es vender lo que ha escrito.

Así pues, concluyo este artículo con algunas recomendaciones, dedicadas a autores y lectores:

Para los autores: Amazon es una jungla. Quienes se autopublican reciben de sus colegas o bien críticas de cinco estrellas, o de una (dependiendo de si son amigos o no). Aunque esto, claro está, no tiene por qué diferir del mundo en el que vivimos los que publicamos en papel.

Si eres autor y publicas tu primera novela, procura que la lean tres o cuatro personas que vayan a ser objetivos con tu trabajo. Es posible que pienses que tu obra es lo mejor que se ha producido en centurias; o como poco que es buena, pero con las novelas pasa igual que con el primer amor: no estamos viendo la realidad tal y como es.

Lo que sí es cierto es que Amazon puede resultar una herramienta valiosa para un escritor con una técnica adquirida, con tablas, pero que todavía no tenga sitio entre los consagrados. El lector no es tonto, y creo que una historia bien narrada y presentada destacará rápidamente entre las demás. Puede hacerse rápidamente con muchos seguidores y abrir con ello las puertas a una editorial de gran tamaño. Por tanto, para este tipo de autores, autopublicar no es en absoluto descartable.

Para los lectores: Puede que no importe mucho desembolsar 89 céntimos (o un euro, o dos) por una novela, pero puedo garantizar (de nuevo, siguiendo mi propio juicio al respecto) que muchas no merecen el tiempo que vais a invertir.
Mi consejo: no os fiéis ni un ápice de los votos, ni de qué puesto ocupe en el top 100 de Amazon. Creedme, algunos de los esperpentos más infumables que me he encontrado ubican entre esos puestos.
Lo mejor que podéis hacer si queréis leer una de estas novelas es descargar el fragmento gratuito.


Recordad: el mejor criterio y el único del que os podéis fiar es el vuestro.

54 comentarios:

Dulce dijo...

Bienvenido al circo mediático de las redes sociales y la pseudo literatura nene.

Anónimo dijo...

Muy interesante tu artículo y sobre todo la investigación realizada, aunque siento decirte que lo que planteas que sucede en Amazon (evidentemente incrementado por las características de la autopublicción y del propio Amazon) tiene una correspondencia muy fiel en el mundo editorial: la mayoría de lo que se publica no tiene demasiada calidad, y de tantos libros tan alabados incluso por críticos de renombre la verdad es que muy pocos no ya pasarán a la historia de la literatura, sino como tú dices merecerán el tiempo que se invierte en ellos.

la rubia de la bici dijo...

Me ha encantado el artículo. Felicidades. Lo comparto en facebook. Y me encantaría charlar contigo del tema, si te apetece estoy en: larubiadelabici@gmail.com

José Vicente dijo...

Tienes toda la razón. Autopublicar es muy fácil y hacerse publicidad en Internet, vía Facebook mucho mas fácil todavía. Pero el producto literario suele ser bodrios absolutos. Hay un mito sobre eso del autor incomprendido por un editor incompetente, pero resulta que los editores suelen ser lectores expertos de la materia literaria, sean libros de género (ciencia ficción, fantasía, policíaca...) o de literatura "general". Realizan, entre otras cosas, correcciones de estilo (por no hablar de las ortográficas...) y suelen decirle al autor donde fallan...

la rubia de la bici dijo...

Me ha encantado el artículo, felicidades. Me encantaría charlar contigo más sobre el tema, si te apetece estoy en larubiadelabici@gmail.com

Pat Casalà dijo...

Como una autora autopublicada en Amazon te doy la razón en algunas de tus apreciaciones. Es muy difícil corregir solos las novelas y no pasar los filtros de las correcciones de estilo de las editoriales. Y sí, quizás no deberíamos publicar ni intentar que las novelas vivieran más que en el ordenador. Puedo hablar de mi caso, no de los otros. Tengo siete novelas escritas, muchos sueños y poco tiempo, tengo un trabajo remunerado. Hace seis años que tengo agente, Antonia Kerrigan, y sigo esperando una oportunidad... Publiqué dos de las novelas en Amazon y no he hecho trampas (de las opiniones hay una de mi padre, esa no cuenta, vale). No tengo mucho éxito ni estoy en el Top 100, pero me siento realizada, así que sigo con la escritura y la revisión de mis otras novelas y vivo los días con esperanza. ¡Eso bien vale intentarlo!
¡Me encantaría que participaras en mi blog! Cada semana entrevisto a un escritor, ¿quieres ser uno de ellos?

Sparda dijo...

De acuerdísimo. No tengo nada que objetar.

Como en Amazon puede estar todo el mundo, entrar y pescar un hit es bastante complicado... pero haberlos, haylos.

Me gusta el hecho de que creas en los lectores, pues estoy hasta arriba de los escritores que se quejan de que los lectores están anestesiados, que solo leen mierda comercial y un largo etc. que me parece un consuelo muy tonto para un ego tan grande.

Así que... eso. Me pasaré más a menudo. :3

Rosalía dijo...

¡Hola! Llego hasta aquí desde twitter, donde he visto enlazada tu entrada. No puedo estar más de acuerdo con todo lo que expones. Yo no leo en digital y, por tanto, aún no he sucumbido a esto de Amazon. Mi experiencia en este caso sería la de alguien a quien le encanta leer y decide crear un blog para escribir lo que le opina de sus lecturas. ¿Qué pasa entonces? Que entras en contacto con muchas editoriales (con las que no suele haber problemas en este aspecto, sólo hay que acceder a leer libros que sean de tu gusto) y autores (la mayoría noveles y autopublicados) para reseñar sus libros. Ya está en el blogger en cuestión ser honesto (o no) con sus reseñas (hace poco lo hablaba en otro blog a raíz de una entrada que publicó -si quieres te paso enlace-), y hay muchos bloggers que no lo son. ¿En qué me baso? En que no puede gustarte el 100% de lo que te envían, habrá libros que no te gusten y/o que contengan erratas, por ejemplo, con lo cual será un suplicio tener que leerlo. Pero en este mundo de los blogs hay también un nutrido grupo que obvia decir lo negativo de estos libros y así darle publicidad positiva, supongo que por aquello de seguir recibiendo libros gratis. A mí me ha pasado tener libros delante que son infumables y luego lees las reseñas y son maravillosas. O leer libros plagados de erratas (faltas ortográficas, de puntuación, frases incoherentes ...), ¡con lo que esto molesta a la vista¡, que misteriosamente no se mencionan en las reseñas que se les hacen (cuando por ejemplo muchos bloggers son periodistas, algo deben entender de cómo se debe escribir). Ni que decir tiene que muchos de estos libros están también, obviamente, en Amazon.

En fin, no me extiendo más. Que me ha encantado tu entrada.

Un saludo.

Lury Margud dijo...

Existiendo la posibilidad de que los lectores, se descargen los primeros capitulos, es cosa suya comprar o no.
A mi nadie me comenta nada, gracias a Dios, pero lo que si es cierto, es que si mi madre quisiera poner que soy la mejor, y eso ayuda a que se venda mi libro. Viva la madre que me pario.

JJ dijo...

Me pregunto si lo que dices sobre las obras autopublicadas no se aplicaría de la misma forma a las publicadas por una editorial, corregidas, editadas, con una portada profesional y todas las de la ley. Incluso a las de las listas de más vendidas. ¿Calida literaria en "Cincuenta sombras"? ¿En el Código da Vinci? Ni está ni se le espera...

Manuel de Mágina dijo...

Gracias, Miguel Ángel, el mundo de Internet lo construimos todos. Como en cualquier realidad, hay de todo. Como en cualquier otra despensa de supuesto arte, debe haber crítica. La mesurada y objetiva que tú haces, lo digo porque tu experiencia la he recorrido también yo y no puedo más que refrendar hasta el último punto lo que dices, no tiene precio. Gracias, otra vez. Saludos.

Rayco Cruz dijo...

Me ha gustado mucho el artículo y coincido contigo plenamente. Yo tengo colgadas varias cosas em amazon.es y tengo la conciencia muy tranquila respecto a los comentarios que he recibido, pues son sinceros y honrados. Pero es verdad que hay muchos que se les ve venir a la legua. Creo que poco a poco cada cosa se irá poniendo en su lugar y esos autores autopublicados y autoinflados caerán por su propio peso.

Blanca Miosi dijo...

Hola Miguel Ángel, estoy de acuerdo con lo que dices. Especialmente con el último punto: Antes de comprar algún libro sea o no de un autopublicado debería ser una norma leer los primeros capítulos. Así se evitarían pérdidas de tiempo y de dinero. También me gustaría que hubieses mencionado que los primeros lugares, no solo en Amazon sino en todo el mundo editorial lo ocupan las novelas de la trilogía 50 sombras de Grey. Leí la primera página de una de ellas y me pareció infumable. Sin embargo fueron publicadas por una editorial y traducidas a varios idiomas. No solo están mal escritas; el tema es vacío de cualquier planteamiento, según comentarios de personas que se supone "saben" lo que es escribir bien.
Me hubiese gustado que dieras nombres de las novelas que te parecieron francamente malas, así como de las que te parecieron buenas, no soy de la idea de escudarme tras seudónimos ni evitar confrontaciones, pero me ha parecido muy ilustrativo tu artículo y creo que debería ser leído por todos los que estamos involucrados en la autoedición en Amazon.
Un saludo cordial
Blanca Miosi

Begoña dijo...

Solo decir que yo me estoy planteando publicar algo en Amazon y ver lo que pasa.
De momento me divido entre el no soy lo bastante buena y nunca lo seré, y el si nunca lo intento nunca lo sabré.
Vamos, estoy en una balanza que de momento se encuentra justo en su mitad ;)
No opino sobre las obras de Amazon porque de momento no compré ni una sola. De momento no sé comprar en internet, pero no dejo de traer libros de la biblioteca a casa. Y también me los encuentro muy recomendados y pésimos -para mi gusto-. Entiendo leer como un entretenimiento instructivo.
Saludos

Anónimo dijo...

De tu examen sobre esas lecturas se podría decir lo mismo si coges 23 libros de una librería y haces lo mismo.
Fdo: un exlibrero

Carlos Molina dijo...

Muchas gracias por la reseña. La verdad, como escritor 'incipiente' siempre he tenido algo de temor de que las editoriales rechacen la obra que uno publica, por eso preferí tomar el riesgo por esta vía. Si es cierto, no se sabe que puede encontrar uno en la autopublicación, y muchos reciben grandes empujones. Por menos de un dolar uno puede encontrar de todo. Lo que si creo es que deberíamos apoyarnos más para mejorar en estos aspectos. Porque al final de cuenta, cuando uno es su propio editor y vendedor, debe hacer lo que sea necesario por colocar su propia obra. Gracias por el interés y felicidades!

La Pecera del Caimán dijo...

Yo no sé lo que es publicar en Amazon, pero me he autopublicado; es decir, debo ser el más tonto del pueblo. al menos he intentado hacerlo de la manera más decente que he podido (gracias a amigos dentro del gremio: un maquetador, un corrector y un diseñador). En mi caso, no quería que, de nuevo, y tras el consabido recorrido editorial de rechazos y silencios, se quedase en un cajón...
De todos modos, tienes razón en muchas partes del estudio, pero yo lo veo como una consecuencia lógica de la industria (más aún de la española), y el problema es, como siempre, separar el grano de la paja... si aceptamos el error en el propio mundo editorial (amiguismo, diletantes con contactos), aceptémoslo también aquí... Que este campo de margaritas es infinitamente mñás grande, sí, pero tampoco el coto es que sea muy defendible...

http://elcaimansincopado.blogspot.com.es/2012/04/por-que-voy-autoeditarme-cap-i.html

Señor X dijo...

Es extraño que para aludir a la falta de calidad de las editoriales tradicionales siempre se pongan los mismos ejemplos, a saber, 50 sombras de grey, Crepúsculo y El código da vinci. La gente no parece entender que estas obras son rarezas, que primero triunfaron en otros países y por eso fueron publicadas en España. No se valoró su calidad literaria porque eran un negocio seguro. No olvidemos que las editoriales son empresas que buscan beneficios.
Pero lo dicho, son casos aislados. ¿Por qué no hablamos de novelas y autores no tan conocidos? Porque más allá de los bestsellers hay grandes novelas publicadas en papel. Solo que no llaman tanto la atención, ni tienen un marketing espectacular.
Los que aluden a la mala calidad de la publicación tradicional no hacen más que hacerse eco de uno de los tópicos más tópicos de todos los tópicos, al igual que el que dice que los catalanes son agarrados y los madrileños chulos. La verdad, que desde fuera no se ve porque desde hace un tiempo hay gente que se ha encargado de ocultarlo, es que en líneas generales, las editoriales ofrecen libros buenos, en el menor de los casos aceptables. Es raro encontrar obras de mala calidad en el mercado tradicional, me refiero a obras plagadas de errores graves, mal escritas. Otra cosa es que no nos gusten, pero técnicamente son aceptables. En Amazon es, por el contrario, extremadamente sencillo. Y Miguel Ángel ha podido comprobarlo por sí mismo. Invito a que todo el mundo haga el mismo experimento que él y que luego lo valore sinceramente, dejando a un lado sus intereses personales.
También me resulta como poco chocante que los que abogan por la mala calidad de la publicación tradicional sean, precisamente, autores que tienen obras en Amazon. Por fortuna no son todos, lo que me reafirma en que también hay buenos autores por allí (defiendo la obra digital como formato, no es ese el problema). Desgraciadamente, escondidos por una mayoría mediocre que proviene de rechazos e incapacidad de autocrítica.

Enhorabuena por el artículo, Miguel Ángel.

Miguel Angel Mori dijo...

En el centro del ring hay una lucha de intereses, de millones de euros, dólares o libras esterlinas. De un lado están las grandes editoriales de papel, con su criticos bien pagos, sus suplementos de los diarios, con sus revistas especilizadas, con sus programas de radio y televisión,las grandes librerías y las pequeñas, con mucho dinero que se mueve en torno; y del otro lado existe un nuevo paradigma, el mundo virtual donde desaparece la imprenta, la editorial, los críticos, las librerías y se quedan todos sin trabajo y aparece el escritor autopublicado, el lector y el crítico lector; y una tableta Kindle que quiere ser vendida a toda costa.
En el centro del ring hay una disputa. Los escritores de papel no se atreven todavía a dar el salto al mundo virtual porque tienen intereses en el de papel, una gran propaganda, críticos que lo alaban y viajes gratis. Y los de Kindle se lo quieren ganar, por eso han creado KDP para que un montón de escritores desconocidos, entre los que me incluyo, le hagamos la competencia digital para que ellos tomen conciencia que se ha abierto un nuevo campo y ellos se quedan afuera. Es un conflicto de intereses.
En todo lo demás que se dijo, estoy de acuerdo. Sobre la mala calidad de los autopublicados, etc etc.
Pero en el centro del ring está el conflicto de intereses y cualquier opinión no es gratuita. ¿Se entiende, no?
Miguel Ángel Mori

Josep Capsir dijo...

Hola, Miguel Ángel:
Me gusta tu artículo pero creo que debería tener un poco más de objetividad. Aunque en algunos aspectos comparto tu opinión, creo que este magnífico estudio que haces deberías abordarlo teniendo en cuenta las impresiones de los autores a los que te refieres. Es cierto que no es oro todo lo que reluce, pero desde el punto de vista de lector, hay más calidad de lo que indicas.
He leído cinco libros de autores autoeditados y exceptuando a uno, la calidad de los otros cuatro es más que aceptable. Es cierto que se pueden encontrar algunos errores ortográficos y gramaticales y si nos ponemos puristas, algunas novelas pueden tener poco ritmo o personajes no del todo construidos. Ahora bien, los autores que publican en Amazon por poco más o menos de uno euro, son escritores que no se han costeado una corrección de estilo, ni un informe de lectura, ni una portada, ni un publicista y tampoco trabajan bajo agencia. Si cualquiera de estos autores hubiese contratado todos estos servicios, lógicamente, no vendería su trabajo de meses a 0,89 euros, lo estaría haciendo a 10 euros. Los autores autoeditados no engañan a nadie, son conscientes que su nivel no es el mismo que el de María Dueñas o Ken Follet.
Amazon ofrece la posibilidad de poner a parir un libro si está mal escrito, además, envía circulares a los autores sugiriendo cambios y correcciones en las obras que publican. Los lectores tienen la posibilidad de descargarse de manera gratuita los primeros capítulos antes de hacer la compra y valorar así si vale o no la pena. Los lectores también tienen la opción de ser reembolsados si consideran que lo que han adquirido no es de su gusto. Piensa que casi todos los autores que figuran en el top-50 venden una media de 500 ejemplares al mes y si se mantienen ahí durante meses, eso quiere decir que podemos contar por miles los lectores que les leen. ¿Quiere decir eso que si he vendido 2000 ejemplares de mis libros he engañado a toda esta gente?
También merece un punto a parte la palabra "rechazados". Lógicamente hay rechazos por falta de calidad, pero el rechazo también puede producirse porque no encaja con un sello editorial, porque la temática de ese autor novel es muy parecida a la del autor estrella de esa misma editorial, o porque es un riesgo apostar por un autor novel. Las editoriales apuestan por autores mediáticos o reconocidos, escritores que ya tienen una tropa de lectores consolidados y fieles.
Hace muchos años que leo y he leído verdaderas bazofias que vienen por editorial; libros que me han costado 20 euros, de los cuales no he tenido la oportunidad de leer un pequeño fragmento, ni de hacer una crítica en la misma tienda donde lo compré y ni mucho menos con la posibilidad de que me volvieran el dinero.
Además, ¿qué tipo de lectores hay en este país? No venden libros los tenistas, los futbolistas, los periodistas o los presentadores de televisión? ¿Son mejores que los autores autoeditados? Rotundamente, NO.
El mundo editorial está viviendo cambios importantes, motivados por los usos y modos de lectura de los nuevos lectores. Las editoriales se han visto sorprendidas por la tecnología y existe una tendencia en catalogar de bazofia todo aquello que no pasa por sus manos.
En cuanto a las opiniones que se pueden dejar en la ficha de Amazon, está claro que el propio autor, bajo seudónimo, puede escribir una opinión cinco estrellas de su propio libro, pero también existe el riesgo de que alguien a quien no le interese que ese libro ocupe esa posición en el ranking, pueda dejar una opinión nefasta y destructiva.
Entiendo que la publicidad puede resultar molesta, pero la iteración es una de las principales claves del marketing. Todos sabemos que existe una marca de preservativos que se llama "Durex" pero continúan publicitándose para captar nuevos clientes. ¿Qué ocurre? ¿Que si la publicidad la dirige una agencia contratada por una empresa resulta menos cansina que aquella que hace el propio autor?

Blanca Miosi dijo...

Señor X dijo...
"Es extraño que para aludir a la falta de calidad de las editoriales tradicionales siempre se pongan los mismos ejemplos, a saber, 50 sombras de grey, Crepúsculo y El código da vinci."
Me doy por aludida en este comentario porque mencioné a 50 sombras, y lo hice porque es el libro de moda, es decir actual. El código tuvo su momento hace años, y se trata de lo que ocurre ahora, en estos días.
Por otro lado, no tengo absolutamente nada contra el Código da Vinci, me parece un libro genial y yo no lo pondría como un ejemplo en este tema.
Aparte de esto, quiero aclarar que soy de las que autopublican en Amazon y también por editoriales, Roca, Viceversa, Ediciones B, Beyaz Balina (Turquía) de manera que puedo opinar por ambos bandos. Lo cierto es que últimamente estoy leyendo algunas opiniones de carácter sumamente despectivo de escritores que han publicado por editoriales pequeñas, medianas o grandes, al referirse a los autopublicados en Amazon, y es lo que deseo aclarar: no todo lo que se publica en Amazon es mediocre o malo, así como tampoco todo lo que se publica por editorial es una maravilla, ni siquiera desde el punto de vista ortotipográfico; el más elemental, no hablemos de la estructura de la obra.
Lo que dice Josep Capsir es bien cierto: Al menos en Amazon el lector tiene la oportunidad de devolver lo que ha comprado y no le ha gustado, cosa que no se puede hacer en una librería, también puede dejar un comentario, que puede ser tanto elogioso como nefasto, dependiendo de la intención que tenga el lector o el posible competidor. Es un juego abierto al que nos hemos enfrentado los que no tenemos miedo de ser evaluados por los lectores y los otros, los que ven Amazon como el detritus del mundo editorial. Hay libros malos, mediocres, cómo no. Pero también los hay muy buenos.

Enrique Osuna dijo...

Un estudio muy interesante. Resulta curioso que prácticamente estoy de acuerdo con todas las opiniones. ¿Será quizá que todas tienen su punto de razón? Tengo una novela publicada en Amazon, me esforcé mucho para eliminar errores e intentar que, con independencia de los gustos, tuviera un mínimo de calidad. Pero sí es cierto que existen muchas obras repletas de descuidos. Por fortuna, basta leer las primeras páginas para hacernos una idea de lo que podemos encontrarnos. Así se elimina todo riesgo, el de las falsas reseñas y el de la publicidad asfixiante. Pero con las editoriales tradicionales te gastas veinte euros y puedes igualmente morirte de aburrimiento. De una u otra forma, el boca-oreja -quiero creer- pone a cada libro en su sitio. Enhorabuena por el artículo.

Anónimo dijo...

Sobre el fraude de las reseñas y valoraciones en Amazon:
http://www.culturalibre.org/negocio-de-resenas-2-0/

Antonio dijo...

La literatura es una carrera de fondo; y los aficionados, se quedan en el camino. Todo es una cuestión de tiempo. El escritor que no sabe, termina abandonando, incapaz de invertir más tiempo.

Señor X dijo...

Señora Miosi (a la que considero uno de los ejemplos de autora solvente y de calidad en Amazon), no se dé por aludida por mi comentario. Si se da cuenta, el autor de este blog tiene habilitado la moderación de comentarios. Cuando realicé el mío Miguel Ángel Moreno todavía no había dado permiso para publicar su comentario (porque aún no lo había moderado), así que yo no vi el de usted, señora Miosi, y por tanto mi comentario no se basaba en el suyo. Cuando escribí mi comentario todavía no había sido publicado el suyo.

Y por cierto, yo también he dicho que hay obras buenas en Amazon, muy buenas, siendo las suyas un ejemplo como ya he dicho (La búsqueda me encantó, y sobre todo, El legado). Del mismo modo, y por mi experiencia en ambos formatos, no me importa decir que en Amazon el porcentaje de obras buenas y malas es muy superior en este último caso. Sencillamente porque no hay filtro alguno de calidad, y cualquiera puede publicar sin importar si ha trabajado la calidad de su obra o no. Es bastante lógico, pese a quien pese.
Vamos, que no me importa decirlo claramente: en Amazon hay más libros malos que buenos, muchos más.

Aprovecho también para decir al señor Casri de que hoy en día todas las editoriales que publican en tradicional ofrecen adelantos vía internet de sus obras en papel, así como los autores. El mismo autor de este blog lo hace, por poner un ejemplo. Así que no diga que no ha tenido la oportunidad de leer avances de los libros que compra por 20 euros. Incluso en el peor de los casos, siempre puede ojearlos en la librería, antes de comprarlos.
Igualmente, me suelta una frase antológica: "Las editoriales apuestan por autores mediáticos o reconocidos, escritores que ya tienen una tropa de lectores consolidados y fieles." Y digo yo, toda historia tiene un comienzo, ¿no? El autor de este blog tiene 6 libros editados. Imagino que cuando publicó el primero no tenía una legión de seguidores, aún no estaba consolidado. Pero le publicó una editorial. Decir que no te publican si no eres conocido es una incongruencia, porque todo autor conocido en algún momento ha sido desconocido. ¿No? Incluso la misma Blanca Miosi, como ella mismo apunta, fue publicada en papel, en Roca Editorial. Y cuando fue así no era conocida. Ergo, sí que se le da posibilidades a los noveles. Obviamente, les cuesta más llamar la atención de las editoriales. Pero se puede hacer. Es el camino duro, el de el trabajo constante y aprendizaje durante años y años. El camino de la paciencia y la lucha. Y el de la recompensa cuando llega (y a quienes luchan de verdad, les llega). La alternativa es tomar la vía rápida, la que no pone trabas, todo para que una obra no se quede en un cajón. Lugar que a lo mejor es el más justo para esa obra.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Leer letras blancas en fondo negro es muy pesado.

Graba Pleno dijo...

La pregunta es de 25 libros que cojas en la fnac al azar o según estén puestos en el top ventas... cuantos salvarías, probablemente la misma cantidad. un saludejo.

Pedro Aviles dijo...

No puedo sino compartir todos y cada uno de tus pensamientos al respecto.

Anónimo dijo...

Primero y antes que nada, quiero indicar que soy una autora que se publica en Amazon, y si considero que mis novelas tienen calidad, porque en mi caso, romántica, las reseñas que leo en los blogs son más crudas, más reales, no se cortan un pelo en indicar lo que les gustó y lo que no. Hay mucha reseña inflada en los blogs de romántica porque las editoriales les compran con envíos de novelas gratis.
el mundo editoriales es una jungla, no publica el que mejor calidad posee (porque además de escritora soy lectora y he leído publicados verdaderos bodrios), si no que tenga unos requisitos que piden y según ellos son comerciales.
Es extraño que en los top100 de Amazon, ya sea novela negra, romántica o juvenil, etc., haya más autopublicados que nunca. ¿no será porque sus novelas lo valen?
Si tuviese un editor claro que mi novela habría quedado una maravilla, pero un autopublicado lo hace todo él, desde la corrección, maquetación, portada y marketing.
Si es cierto que hay novelas con unas carencias, pero no todas son así.
Leer sólo 20 páginas no ayuda nada, no te haces una idea real, porque tengo novelas en casa de diferentes autores que hasta bien adentrada la historia no consiguen atraparme y por desgracia por mucho que no me guste, los euros que pagué por ella, no me los devuelve nadie.
Amazon es una plataforma en la que se está descubriendo nuevos talentos, sólo hay que ver el caso de Eva, con su saga de los longevos. Ella ha publicado por editorial, siendo autopublicada y en EEUU Felicity Heaton publicaba en Amazon y ante las ventas asombrosas que tuvo la contrató una editorial.
Si hay autores que se ven amenazados lo sentimos, por publicar en digital no somos menos escritores que vosotros. Amazon apuesta por nosotros, nos da un ISBN y una plataforma mundial y luego será los lectores quienes decidan si nuestras novelas lo valen o no, pero hay mucha calidad en Amazon, joda a quien joda.

LECTOR X dijo...

Vamos a ver, señor Moreno. Menuda entrada, sí señor. Soy un lector y estoy comprobando que no nos deja muy bien parados en esa espectacular entrada o regalillo que nos ha ofrecido hoy. Los lectores sabemos muy bien lo que leemos, no somos tontos ni tenemos la culpa de que los escritores de Amazon ( entre los que está usted) estén donde estén, algunos auto editados están situados en el Top 100 ( entre los que usted NO está) y si eso es así por algo será, ¿no, señor Moreno? El hecho de haber sido rechazados no significa que sean malas obras y viceversa. Si esta lindeza que se le ha ocurrido hoy ha sido para desprestigiar a los escritores noveles, indies, o auto editados pues déjeme que le diga que no lo ha hecho, sino todo lo contrario, se ha desprestigiado usted mismo, señor Moreno. Su fantástico escrito no deja nada más que la constancia de su falta de ética y su deslealtad hacia sus propios iguales. ¿Por qué arremete usted de esa forma tan cruel contra una serie de personas que tienen sus ilusiones, sus esperanzas de alcanzar el sueño que usted tuvo una vez? Aunque visto lo visto, a usted no le estárá yendo tan bien. Lo digo porque también ha tenido la necesidad de subir sus extraordinarias obras a la JUNGLA. Obras que nadie ha leído aún, que están fuera del, tan ansiado para usted, Top 100. Bueno, y fuera de todos los Top. Revise usted sus novelas, antes de revisar las de los demás, que sin ser corrector, aunque sí me dedique a la literatura desde el punto docente, he encontrado errores garrafales e incomprensibles en un afamado escritor como es usted, señor Moreno.
Y por último, ya que se ha aventurado a dar unos cuantos consejos a los escritores que, para el gremio de lectores, nos dan toda la confianza del mundo por su valía , valentía y coraje, le va a dar este servidor otro que ya se ha repetido por ahí arriba: QUÍTESE USTED PRIMERO LA VIGA DE SU OJO ANTES DE QUITAR LA PAJA DEL OJO AJENO.
Buenas noches, señor Moreno. Qué usted descanse bien.

Maribel dijo...

Excelente artículo, documentado y con rigor. Te felicito.

Un saludo.

FELIX JAIME dijo...

Da igual lo que diga Miguel Angel, da igual lo que diga cualquiera. Ni Amazon es la panacea, ni lo son las editoriales habituales. En este mundillo, nadie está en posesión de la verdad. Hay un sinnúmero de autopublicados más que respetables, del mismo modo que los hay nefastos, exactamente igual que en las grandes editoriales. Da igual lo que digamos, lo que pensemos o lo que elucubremos. La única verdad incuestionable, el único camino a seguir, es el que menciona Miguel Angel al final de su entrada: el propio criterio de cada lector. Puede que se trate de lo único razonable del artículo. Que cada uno se baje las primeras páginas y juzgue si lo que tiene entre manos merece la pena o no. Que no se fíe de las reseñas, ni de lo que diga Miguel Angel, ni de lo que diga yo mismo. Dejemos de pensar de una puta vez que cada uno de nosotros somos el ombligo del mundo. Al final, la calidad resplandece por sí misma. Cualquier experto en márketing viral puede hacer que su mierda escrita se sitúe en los primeros puestos de las listas de Amazon, del mismo modo que uno que no lo sea, y que escriba bien, esté hundido para siempre en las profundidades. Sí, estos temas me aburren soberanamente, porque cada uno cuenta la película según le va, desde su atalaya, y es muy mezquino despotricar contra los de un lado cuando se está en el otro. No nos engañemos, hay autopublicados fantásticos y consagrados mediocres, y el que no sea capaz de distinguir eso, que deje de leer y se dedique a otra cosa.

Josep Capsir dijo...

Hola de nuevo:
No quisiera alargar mucho más este debate, puesto que mi propósito no es abrir polémicas, más bien aportar otro punto de vista y desde mi óptica de lector y de autor autoeditado.
En mi opinión como lector, valoro más una historia por su nivel de adicción que por su estilo. Y si le he perdonado faltas de ortografía y anacolutos disparatados a los traductores de Ken Follet o de E.L. James, puedo hacerlo perfectamente de un autor novel.
Simplemente quería aclarar un par de puntos que quizá no he sabido explicar correctamente, en base a la alusión del misterioso Señor X. (Entiendo que se refería a mí, al referirse al Sr. Casri)
Cuando me refería a que no he tenido la oportunidad de leer un fragmento ni de opinar los libros que he ido comprando en mi vida, hablaba en pasado. No me refiero a las opciones que existen hoy en día.
En referencia a la frase antológica que le he "soltao" no es una opinión frívola ni nacida de mi imaginación. Desde hace unos años mantengo contacto con agentes literarios, editores y otras muchas personas relacionadas con el mundo editorial. Hace justo un año, hablando con el Sr. "Y", una persona que lleva más de cuarenta años en el mundo editorial me explicaba que "ahora", en los tiempos que corren, las editoriales buscan apuestas seguras. Que si una editorial tenía firmado contrato con un autor Bestseller una novela histórica para el 2012, no sacarían otra con las mismas características de un autor novel. Y también me reconoció que editar libros con la biografía de futbolistas, tenistas o cocineros era un filón. No soy memo, y sé perfectamente que para ser cura, antes hay que ser monaguillo y que María Dueñas un día fue una novata que se presentó en una editorial con un manuscrito bajo el brazo. Publicar en Amazon puede ser una vía ràpida, no lo puedo negar, pero no por el hecho de coger esa autopista, no quiere decir que seamos conductores sin carnet ni un peligro público para los lectores. Mi novela tiene un trabajo de documentación de casi nueve meses, tiempo en el que estuve documentando mi trabajo en bibliotecas o entrevistando a un arqueólogo y a un historiador. Mi trabajo estuvo en proceso editorial durante un año, tuvo dos informes de lectura y tres revisiones. Con eso no puedo decir que escriba bien, pero mi esfuerzo me costó publicar un trabajo digno que vendo por poco más de un euro. Es por todo esto que me he sentido aludido. Me siento también molesto por muchos compañeros que han dedicado un esfuerzo para ofrecer a los lectores una lectura recreativa a bajo precio.
Podría haber comentado en este blog en calidad de anónimo bajo un pseudónimo "X" y expresar mi opinión, pero lo hago con nombre y apellido, aunque eso me pueda acarrear críticas, porque considero que los autoeditados no debemos avergonzarnos de nada.
Un saludo a todos!

Carlos Molina dijo...

Soy sincero, ustedes tienen mucha suerte. Soy de un país pequeño (Costa Rica) donde solo una editorial se arriesga con trabajos de ciencia ficción (y a la cual todavía no estoy afiliada). Salir en físico es suicida, garantizarse años y años de colocar el producto. Estoy tratando de ver como enviar cuentos cortos (que no son mi forma de escribir nativa) a algunas editoriales; y he estudiado mucho como se comporta el mercado. Dado el género, preferí arriesgarme a salir por Kindle, invertí dinero para que mi trabajo fuese revisado antes de publicarlo y para agregarle el sabor que deseaba. Por supuesto que uno espera remuneración, pero este me dio me permite salir de mi país y darme a conocer en otros lugares. Si el precio que hay que pagar es ser catalogado 'con los otros 17', no será la primera vez. Agradezco el trabajo Miguel Ángel, y creo comprender porque no pone nombres (no quiere apuntar su mano). Pero, en parte de los nerviosos huesudos, sería agradecida una crítica, al menos en los comentarios de los libros. Porque sin la retroalimentación adecuada, más 'bodrios' van a salir. Y no todos tenemos el privilegio de vivir en países de más de cuarenta millones de habitantes con mercados editoriales constituidos.

Rusta dijo...

He llegado a tu blog gracias a un enlace en Twitter y estoy totalmente de acuerdo con tu entrada, me parece una reflexión muy sensata. He leído alrededor de 15 novelas autopublicadas enteras, más unos cuantos primeros capítulos (tanto en Amazon como en papel) y me he encontrado con un nivel lamentable, solo dos me parecen de aprobado raspado (es decir, que si fuera editora no apostaría por ellas). Yo los llamo libros en pañales, porque les falta muchísimo para ser publicables, tanto en el planteamiento de la trama como en el estilo. Muchos de estos autores se piensan que lo único mejorable en una novela son las faltas de ortografía, pero por desgracia el asunto va mucho más allá: la mayoría tienen una redacción pobre, de alguien que un buen día ha dicho "Voy a escribir un libro" y no se ha preocupado por aprender antes. Hace falta leer mucho y escribir mucho para llegar a ser un buen escritor.

También le doy toda la razón al Señor X: estoy cansada de que cada vez que se habla de autopublicación se diga que las editoriales también publican libros malos y que los editores son una especie de seres malvados que solo piensa en llenarse los bolsillos. No, señores, en el mercado hay mucho más que "Cincuenta sombras de Grey" y demás best-sellers; tan solo se trata de buscar un poco. Y ni siquiera cuando se editan libros flojos estos llegan a los errores clamorosos que he visto en las autopublicaciones.

En definitiva, mi consejo para las personas que quieran escribir es que lean, que aprendan, que practiquen; todas las profesiones requieren un aprendizaje y la escritura no es una excepción. No sé si son conscientes de que hay muchísima gente que escribe, de modo que no basta con ser normalito, hay que ser bueno y escribir una novela que sobresalga por algo. En lugar de cargar contra las editoriales, que intenten pensar en las carencias que todavía tienen. Solo así podrán mejorar.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Sólo tengo una cosa que añadir a lo ya dicho por otros comentaristas cuyas palabras apoyo 100%: Josep Capsir y LECTOR X a las 23:42 del día 20, (¡chapeau! por ambos). Y lo que opino es que valorar un libro, o 23 en este caso, por veinticinco páginas leídas es como valorar un plato solo por su olor, una canción por sus primeros acordes o una película por sus cinco minutos iniciales; ABSURDO cuando menos. Ya que se puso usted a realizar un trabajo de investigación, debió hacerlo leyendo los 23 libros al completo, y si no le gustaban o le animaban a seguir, al menos, haber elegido los 23 que más se aproximen a sus gustos de lectura para poder ser objetivo, o mejor aún, hubiera elegido 23 ejemplos de ese top de Amazon del mismo género de las novelas que usted ha escrito y compararlas con las suyas, lo mismo se llevaba una sorpresa al descubrir que si las suyas no están ahí, es por algo ¿no cree?
Que tenga un buen día.

FELIX JAIME dijo...

Comentar solamente una cosa para Rusta, y de paso tratar de eliminar esa especie de dogma de fe entre los que despotrican contra los escritores de amazon cuando dicen que los que publican en esa plataforma son escritores RECHAZADOS por las editoriales al uso. Señora Rusta, señores todos, las editoriales RECHAZAN POR SISTEMA a cualquier autor novel. A TODOS, sin excepción, sean buenos, malos o mediocres. Las editoriales al uso apuestan por lo seguro, NO NOS ENGAÑEMOS.

Señor X dijo...

Señor Felix Jaime, eso de que las editoriales rechazan a los noveles por sistema es, simple y llanamente, MENTIRA. Y se lo demuestro con nombres de autores noveles que han aparecido en los últimos meses: Pedro Santamaría, Tony Jiménez, Juan Francisco Ferrándiz, Darío Vilas, Ignacio Cid Hermoso, Ramón Muñoz... e incluso Blanca Miosi. Y podría seguir todo el día.
Todos los autores han tenido un comienzo. En algún momento han sido noveles. Y con una editorial en papel. Así que deje de utilizar ese argumento, que no cuela. Es usted quien está engañado por consignas que alguien ha dictado o usted ha escuchado por ahí.
Hoy en día las editoriales siguen apostando por los noveles, porque si no el catálogo no se renovaría. Lo que pasa es que para ustedes solo existen las grandes editoriales, Planeta y compañía, donde, efectivamente, se apuesta por autores consagrados. Pero infórmense mejor, hay editoriales más pequeñas que sí apuestan por autores noveles, y también le puedo decir un montón.

No hablen por hablar.

melisa-ram dijo...

Bueno, pues, como autora, sé que mi trabajo siempre necesita mejorarse e intento rodearme de personas que saben más que yo para lograr mi objetivo...

Pero hasta alguien tan crítico con los autopublicados (nada justifica las faltas ortográficas o el mal hilado de una historia, vamos), no deje de tener en cuenta que también hay publicaciones oficiales que son un verdadero truño en cuanto a calidad literaria y estilo. Me he llevado grandes chascos no porque no me guste la novela, sino porque son un verdadero PERNO por cómo están contadas. Ninguna idea es mala, la mayoría de las veces lo malo es la forma en que se la encara o se la cuenta.

Simplemente diciendo... hay muchos autores que esperan su oportunidad (no me incluyo, si tiene que venir, vendrá y si no seguiré compartiendo mi trabajo en mi blog) y son mucho mejores autores-relatores de historias que muchos otros libros que voy encontrando en las librerías periódicamente.

Un abrazo, muy buena la crítica :)

Desandes.com dijo...

Comparto muchos de los asertos, e incluso la gran mayoría de ellos, publicados en “Oro parece, plátano es”. Hay uno, no obstante, que se me escapa entre otras cosas por su carácter subjetivo. ¿Se ha de entender que con un mero fragmento leído se tengan ya los suficientes elementos de juicio para saber si no se ha de seguir hojeando más? Y asimismo es exagerado afirmar que con el muestreo de libros semileídos saques la conclusión de que todos estén en el mismo saco. Termino, porque opino como tú, te invito a que me leas porque valoro tu manera de acercarte a la lectura y, sobre todo, por tu instinto crítico. Pienso también leerte. Alejandro Cano Rubio (De un archivo secreto) ow.ly/bcVxN

José Matas Crespo dijo...

Gracias por un post tan equilibrado, sensato y documentado. Es un buen trabajo que deja una esperanzadora conclusión: si la obra es buena y está bien escrita tiene opciones de encontrar lectores en Amazon. Para los que no tenemos experiencia en este tipo de publicaciones me queda la duda de los posibles riesgos, si los hay, para el autor que publica su obra en Amazon. Quizá alguien pueda contestar. Muchas gracias.

Anónimo dijo...

Tres apreciaciones:

1) En Amazon no sólo hay autores rechazados por editoriales. Se publican títulos que fueron aceptados por editoriales y publicados en papel con razonale éxito, pero ya agotaron su recorrido en este formato.

2) Este ejercicio de análisis de la calidad de las obras puede hacerse igualmente con libros encontrados en una librería. Descubrirás que, de igual modo que en Amazon, conviven la calidad y la bazofia.

3) El asunto de las opiniones es tan incontrolable, arbitrario y a veces manipulado como lo es para los libros tradicionales.

Enrique Osuna dijo...

Después de leer un bestseller de un autor de prestigio y ver qué pobre era, me decidí a escribir una novela. Tras el rechazo de más de cien editoriales, que se dice pronto, me aventuré a publicar El eterno olvido en Amazon. Lo máximo que ha llegado a estar en España (mejor en USA) es cerca del puesto 200 y les puedo asegurar una cosa: es posible que mi novela haya formado parte del experimento y que no haya pasado el índice mínimo de calidad que considera el Sr. Moreno, pero en ningún momento he considerado este artículo ofensivo. El autor emite una opinión respetuosa, se esté o no de acuerdo. He leído comentarios al respecto en distintos lugares y, la verdad, me da mucha pena. Los escritores, los magos de las palabras, los que debiéramos (permítanme que me incluya) dar ejemplo y esforzarnos por juntarlas para transmitir armonía y paz, las utilizamos a menudo para ofender y despotricar. Qué triste.

Begoña dijo...

Decir que estoy con Enrique Osuna, la entrada de Miguel Ángel Moreno me parece la de alguien que da su opinión, simplemente.
Lo que deja claro es que en general no le gusta que exista Amazón.

Y en eso yo no estoy de acuerdo. Cada quién es libre de subir su obra o no, y enfrentarse como pueda a su calidad como autor.

...Puede ser un buen principio para algunos...

Lola Mariné dijo...

Llego hasta aquí por un enlace en twiter y debo decir que el artículo me ha parecido muy interesante. Aunque estoy de acuerdo con los compañeros que comentan que no se puede valorar una novela por leer 20 páginas (sé de lo que hablo, soy lectora editorial, entre otras cosas).
Miguel Ángel, estoy de acuerdo con gran parte de lo que dices, pero no sé hasta que punto estás capacitado para hacer un estudio-valoración-negativa (que al final es la conclusión a la que llegas).
Tampoco entiendo estas polémicas libro tradicional versus ebook. Una opción no quita la otra. Yo, como otros autores publicados en Amazon, he publicado mi novela (me han publicado, Ed.Vicecersa 2010) en papel, y pienso seguir haciéndolo con mis nuevas obras tanto en un formato como en otro.
Como ves, no todos los autores que publicamos en Amazon hemos sido rechazados por editoriales.
Es un mercado más que nos permite llegar más lejos y alargar la vida de nuestras obras, y como tú dices, el lector no es tonto, elige y critica, de hecho, no se corta un pelo.
Como puedes ver en los comentarios de mi novela, os obvio que no he "comprado" comentarios elogiosos, los hay de todos los colores e incluso con muy mala leche.
Suscribo punto por punto lo dicho por Josep Capsir, Blanca Miosi e incluso el Sr. X.
¡Saludos a todos!

Carlos Molina dijo...

José Matas Crespo, la gran ventaja y la gran desventaja de la publicación en Kindle es que no esta en papel. Al no estar en papel, uno no se debe preocupar por inventario, re-ediciones, erratas y correcciones; solo por documentar el texto ya inscrito. La desventaja es que hay muchos formatos diferentes de estilo; para móviles inteligentes, para tablets, para aparatos de Kindle, para computadoras. Esto combinado con la mala costumbre que el Word tiene para convertir los guiones en marcas de estilo vuelve la experiencia de colocar estas obras en un ejercicio de paciencia. La razón por la cual muchos de los autores de libros virtuales usemos "" en lugar de - como debe ser lo correcto es porque la tecnología confunde el - con una viñeta la mayoría del tiempo, y es más fácil revisar las comillas. Eso, junto con la promoción (no tenemos un apoyo editorial como Barnes and Noble en EE.UU.) torna la vida de cuadritos. Ese es en mi criterio el mayor riesgo de la publicación en Amazon.

JJ dijo...

Vayamos por partes. La crítica al filtro que pueden ofrecer las reseñas en Amazon es, en principio, acertada. Es fácil falsear las reseñas y más fácil todavía que no haya ni una, por lo que es imposible decidir, de acuerdo con las reseñas, si el libro le va a interesar a uno o no.
Lo desacertado de la crítica es la afirmación implícita de que los autores que publican obras sin calidad o con errores no tienen derecho a hacerlo. para empezar, puede que no les quede otro remedio. Las editoriales tradicionales ya no aceptan a ninguna obra que no garantice ventas de miles de ejemplares e incluso escritores con experiencia tienen problema para colocar sus títulos. Y, por supuesto, el hecho de que sólo por el hecho de ser autopublicada va a tener una baja calidad, o, lo más importante, te va a gustar o no. Frente a lectores que son incapaces de leer una obra por una mala traducción y por un error gramatical en la página 87, hay otros a los que les trae absolutamente sin cuidado y que, con faltas de ortografía y todo, son capaces de disfrutar de una lectura. Porque al final de lo que se trata es del gusto personal de cada uno. Y ese gusto puede estar perfectamente servido por obras autopublicadas que, por diferentes razones, no han pasado por el sacrosanto filtro editorial.
Dicho de otra forma, no tengo más garantía de que una obra publicada por una gran editorial (de las que, no olvidamos, quedan tres o cuatro) y por la que he pagado 20€ me guste más que una autopublicada por la que he pagado 1€. De hecho, ahí tienes entre los 10 más vendidos 3 libros autopublicados en Amazon (hoy) http://www.amazon.es/gp/bestsellers/digital-text/827231031/ref=pd_zg_hrsr_kinc_2_2 junto con "50 sombras" que, por cierto, recibe una calificación media de 2.5, aprobado raspado.

oriafontan dijo...

Naturalmente que en Amazon como en las Editoriales tradicionales encontamos de todo: propuestas infumables y otras, espléndidas que en realidad no tienen precio.

Pero para mí el "quid" está en que en Amazon el autor se convierte en mini-empresario, que además (y así se recomienda) debe promocionar su propia obra algo que no es o no era, tan acusado en las Editoriales tradicionales.

Y el autor paga un precio muy alto por ello. Eso no quiere decir que si yo fuera escritor no hiciera lo mismo, que imagino que sí.

Ahora de decir que la peor novela que me he leído en mi vida ha sido Ciudad sin Estrellas de M. Paz, y le dieron 10.000 euracos de Premio Minotauro. Increible, el Jurado debió leer otra novela a la que yo leí.

Señor X dijo...

Y dale de nuevo con que las editoriales no quieren a los noveles. JJ dice:
"Las editoriales tradicionales ya no aceptan a ninguna obra que no garantice ventas de miles de ejemplares".
De nuevo, eso es una tergiversación basada en un tópico que los defensores de la autopublicación se dan a sí mismos para defender su decisión. Es simple y llanamente MENTIRA que no haya editoriales que den oportunidades a los noveles. Claro, no es el caso de Planeta, pero cualquiera que se informe un poquito se dará cuenta de que hay docenas de editoriales que tienen entre su catálogo obras de autores primerizos. Incluso entre las grandes. Es el caso de Teo Palacios, con Ediciones B, o Blanca Miosi, con Roca Editorial. Pero es que además hay un montón de editoriales medianas y pequeñas que publican a noveles. Así que no vengáis diciendo que las editoriales tradicionales no dan oportunidades a los noveles, porque eso es una falsedad.
La verdad es otra. Entre los autopublicados en Amazon hay varios tipos de autores:
-Los rechazados por las editoriales. Entre ellos, algunos con obras magníficas pero que no tienen cabida en el mercado actual. Otros (en mi opinión la mayoría), rechazados porque su obra no tiene la calidad suficiente para ser publicada, porque es una primera novela escrita y en este oficio, como en todos, se necesita un tiempo para aprender y mejorar hasta un nivel de calidad mínimo.
-Los que ni siquiera se presentan a las editoriales. Gente que opta por el camino sencillo (porque autopublicar en Amazon es muy sencillo, se diga lo que se diga; otra cosa es tener éxito), la mayoría de los cuales, de nuevo, no tienen capacidad de autocrítica para darse cuenta de que esa obra que han escrito no tiene la calidad básica recomendable, pero que llevados por los comentarios de amiguetes y por su impaciencia, lo cuelgan en Amazon con la esperanza de ser el nuevo pelotazo al que fiche alguna editorial tradicional (que es lo que, en el fondo, casi todos los autopublicados quieren).
-Y finalmente están los autores que ya han publicado en tradicional pero, desencantados por algún desaire de sus editoriales (que hay más de una que tela...), o por simple convicción, deciden dar el salto al digital. Es en estos donde en mi opinión reside la mayoría de buenas obras, las de calidad, pues se trata de escritores con un bagaje y una experiencia, que realmente aprovechan Amazon como verdadera opción.

Y esta es la realidad, se quiera ver o no. Aquí nadie está en contra de la autopublicación, si se hace con profesionalidad y hay una calidad mínima en el texto. Se critica precisamente esa falta de profesionalidad, en muchos casos de calidad.

Así que dejad de hablar como si en España solo existieran las editoriales grandes. Si la obra es buena, hay muchas puertas que llamar que no están cerradas a cal y canto. Aunque claro, es más fácil ir de incomprendidos y víctimas.

Rosalía dijo...

Totalmente de acuerdo con lo que vuelve a comentar "Señor X". Editoriales hay muchas más allá de las grandes. Yo, como lectora, opino igual. Yo suelo leer a muchos autores noveles editados en editoriales nuevas o más pequeñas y menos conocidas. Hay muy buenos libros de noveles editados en papel y son de calidad.

Saludos a todos.

Al rico libro dijo...

En nuestro blog estamos especializados en ebooks de autores "indies" o que publican en formato electrónico con editoriales pequeñas, y aunque sí que es verdad que hay mucha morralla que no pasaría ni el primer filtro de una editorial "de toda la vida", también hay auténticas joyas que es una pena que no se conozcan más.

Anónimo dijo...

La verdad no me gusta leer en digital, pero no queda de otra en ocasiones. Por ejemplo, Praemortis III tal vez solo haya en digital. Es esto una mala autopublicaciones???? para nada, seguro que la editorial se hizo para atrás o algo pasó para que no se publique en papel. Saludos. Juan Pérez.

Silvia Zuleta Romano dijo...

Muy interesante el articulo y los comentarios también. Creo que hay buenos argumentos en los dos bandos. Es probable que haya obras malas en Amazon, eso es una obviedad. Pero las hay muy malas publicadas por editoriales y alguno podría decir que eso tiene más dolo ya que el lector debe desembolsar más dinero para alquirir una obra mala en papel publicada por una editorial convencional, sin hablar del adelanto que cobra un autor de una novela mala...en fin... una masa de dinero en torno a un producto malo....es un debate sin fin...
que cada uno haga lo que quiera...ya se encargará el mercado (y los lectores) de poner a cada uno en su lugar. Y esto me recuerda al mercado de los autos usados y a la información asimétrica. Les dejo un post que escribí hace un tiempo. ¡Un saludo! http://laguaridadeficcion.blogspot.com.es/2013/09/ni-estrellas-ni-comentarios-como-eligen.html

Anónimo dijo...

Buen artículo,pero es tu opinión subjetiva,un libro puede ser muy bueno para ti y malísimo para mi,y viceversa. Yo tengo 2 libros publicados en autoedición por la misma razón que los otros noveles,harto de recibir portazos de las editoriales.Yo animo a todo el que lo desee a publicar,para gustos...los colores. Luchad por vuestro sueño literario