Compra mi novela... ¡maldito!

Con siete títulos publicados conozco muy bien lo que se siente cuando una novela se presenta al público. El escritor, por lo general, tiene la sensación de haber hecho un buen trabajo, una obra que todos deberían leer y que gustará a cientos... no, ¡a miles de personas! Si una editorial se hace cargo de la promoción, los lectores van llegando poco a poco, y con ellos las reseñas, las opiniones, las entrevistas...

Pero con la autopublicación en Amazon la cosa es diferente. Nadie te avala, estás solo ante el peligro. Tienes que promocionar tu novela, un trabajo que, por supuesto, crees excelente. Pero la cruda realidad es que, una vez se autopublica, el escritor medio no tarda en comprobar que se ha sumergido en un océano de títulos; cada autor defiende su literatura a capa y espada como la mejor. Es entonces que llegan las frustraciones.

Imagino que si escribís, algunas de estas os sonarán:

- Mi libro es bueno, ¿por qué no lo compra nadie?

- ¿Cómo es posible que no esté en el Top100, con la de mierda que hay en los primeros puestos?

- Vale, ahora no destaco, pero el tiempo pone a cada uno en su lugar, y la buena literatura (esto es, la mía) terminará imponiéndose. Lo sé.

La tercera frase es mi preferida. Y es que todos, en algún momento, nos encasillamos dentro de los escritores incomprendidos; aquellos cuya literatura renacerá al final de una carrera llena de esfuerzos, o incluso después de nuestra muerte. Seremos encumbrados como adalides de la literatura de la época, crearemos escuela y los alumnos de instituto leerán nuestras obras en la asignatura de lengua y literatura.

Bien, soy estupendo. No, qué coño, soy muy bueno. ¿Cómo pueden estar tan ciegos los usuarios de las redes sociales? ¡Eh, aquí tenéis un gran escritor! ¡Ignorad a los demás! ¡Yo  tengo la literatura que merece la pena leer!

A partir de entonces llega la necesidad obsesiva por mostrar tu trabajo en twitter con mensajes como: "Una novela que no dejarás de leer". "Lee mi novela, no te arrepentirás". "La historia más emocionante desde Lo que el viento se Llevó". "Llorarás" "Te emocionarás hasta decir basta" "¡Te correrás de gusto!"

¡Olé! Claro que sí, ¡qué gran obra he escrito! El mundo debe conocerla. Voy a anunciarla en twitter hasta que todos se enteren. Absolutamente todos.

Escribes mensajes por decenas y los subes a twitter. Pero empiezas a obsesionarte porque, a pesar de tu insistencia, nadie lee tu novela. Así que lo primero que se te ocurre para arreglarlo es escribir muchos más mensajes. Te descargas herramientas como Hootsuite y publicas uno cada media hora, o cada quince minutos. Total...
Algunos de tus contactos han dejado de seguirte, pero no importa, porque todavía tienes muchos otros que comprenden tu trabajo y tu empeño. Sí, seguro que lo comprenden...

Mientras escribo estas líneas me surge una media sonrisa. Esta no es una entrada acusatoria; tampoco pretendo dar soluciones a la búsqueda desesperada de lectores que anhela cada autor. Lo cierto es que no puedo ser crítico, porque yo mismo recurro a la misma estrategia de promoción, y aunque diariamente no publico más de media docena de mensajes por twitter y uno por facebook (creedme, son pocos), sé muy bien que, al menos en lo que respecta a la red social del pajarito, la inmensa mayoría de usuarios está hasta los cojones de leerlos.

Sí, me habéis leído bien. Estamos todos hasta los mismísimos machos... y sin embargo, el escritor no puede dejar de promocionar, de pelear por lo que ha producido. Porque si nosotros no creemos en nuestras historias, ¿quién lo hará? Y porque, en el fondo, ¿quién posee la clave del éxito? Nuestras historias pueden ser mediocres... o puede que resulten una verdadera joya. Así pues, no nos queda más remedio que confiar en nuestras letras.

Como he dicho antes, esta entrada no pretende ser crítica. En realidad la dedico a todos los que me retuiteáis o compartís mis entradas de facebook. A todos los que recomendáis mi novela, me concedéis entradas en vuestro blog o entrevistas. Dedico estas líneas a todos los que me habéis dedicado comentarios en Amazon, o me habéis escrito confesando lo mucho que estáis disfrutando mi historia. Esta entrada va dirigida a los que, a pesar de estar hasta los cojones, seguís animando la promoción de un escritor que, como todos, piensa que escribe buenas historias. Intento no ser pesado, palabrita.

Gracias, de verdad.

P.S. ¡Ah, sí! Echad un ojo a mi novela ;)

10 comentarios:

Blanca Miosi dijo...

Poner en las promociones:
"Una novela que no dejarás de leer". "Lee mi novela, no te arrepentirás". "La historia más emocionante desde Lo que el viento se Llevó". "Llorarás" "Te emocionarás hasta decir basta" "¡Te correrás de gusto!"

Es muy mala práctica. ¡Malísima, diría yo! Si otros lo dicen de tu novela está bien, pero el autor no puede decir: "Lee mi novela, no te arrepentirás", es ridículo. Cuando veo ese tipo de avisos me causa rechazo. La autopromoción corre el riesgo de volverse en contra del autor si este recomienda su propia obra. Lo que suelo hacer con mis novelas es poner después del título algo sugerente de la propia novela, INFORMAR, más que tratar de convencer.
Recomiendo novelas de otros. Y en mayor cantidad que hago promoción de las mías. Ya dejé de preocuparme si molesto o no a los demás. No me considero el centro del mundo como para que haya gente que se canse de lo que yo tuiteo. En Twitter hay millones de personas que se la pasan anunciando lo mismo todo el tiempo y no por eso las dejo de seguir. Lo que he notado últimamente es que tengo cada vez más seguidores que tuitean mis libros, lo que hace que incremente mi lista de novelas para promocionar, pues intento ser recíproca. Es una enorme logia, somos aliados, y creo que la táctica es efectiva.
Ahora, si después de todo la novela no se vende, mejor es que el escritor la revise para ver qué es lo que falla.

Humberto Dib dijo...

Nunca usé ese tipo de publicidad, considero que funciona en contra, simplemente uso los canales de difusión para decir que publiqué un nuevo libro, pero cuidándome de no decir que es bueno o que deberían leerlo, eso lo decide Su Majestad el Lector.
En fin, voy a echarle una mirada a tu link.
Un abrazo.
HD

Miguel Ángel Moreno dijo...

No sé si funcionará en contra, pero lo que sí parece es que no siempre funciona.
Gracias por la visita.

José Luis dijo...

El problema que yo veo es... ¿se hace bien la promoción? ¿llega al potencial lector algo que le haga conocer el libro y leerlo? No quiero juzgar a nadie pero yo este libro me entere en su día de que existía porque conocía ya este blog y había leído ya otros libros tuyos. Fuera de aquí no he visto que el libro exista. Para que llegue al público hay que intentar que salga en blogs de lectura importantes (yo conocí Praemortis en su día gracias a Nuevo best seller en español), intentar darle cierta visibilidad en foros importantes de lectura (eso si, sin llegar a Spam porque entonces quedas peor), intentar que si hay programas de radio dedicados a la literatura estar ahí... Creo que Twitter y facebook solo promociona en un circulo muy reducido.

Miguel Ángel Moreno dijo...

Hola José Luis.
Ando con la promoción en todos los sitios que puedo. Hasta la fecha he aparecido en varios blogs (algunos muy importantes, como "me gustan los libros") y en Cadena Ser. Pronto surgirán más entrevistas en radio y blogs. Mi experiencia, por el momento, es que nada de eso está funcionando, pero sigo abierto a todas las propuestas que surjan. ¿De qué foros de literatura hablas? Me interesa conocerlos.

José Luis dijo...

Hola Miguel. En cuanto a foros el mas importante que conozco es Ábrete Libro, con bastante trafico y en el que algunos autores como Santiago Morata, Olalla Garcia, Marta Querol comentan sus libros con los lectores, hablan sobre ellos, van informando de presentaciones, actos y demás... luego también esta foro de literatura.com pero tiene menos trafico.

Miguel Ángel Moreno dijo...

¡Gracias! Voy a probar :)

Soraya dijo...

Uff!! cada vez que veo entradas como la tuya se me hace más cuesta arriba intentar autopublicar, pero lo cierto es que es una verdad como un templo... Os admiro por tener el valor de sacar un libro autoeditado por vuestro empeño en perseguir ese sueño.
PD: Decubriendo tu blog, felicidades me parece fantástico!!. Un saludo.

Miguel Ángel Moreno dijo...

Gracias, Soraya, y bienvenida :)

Anónimo dijo...

Compré "La vidriera carmesí" y los 2 primeros libros de "Praemortis" y aún me sigo conteniendo las ganas de comprar el 3ero porque el envío en Amazon me sale demasiado caro, pero aun así espero que sigas publicando más libros. ¡Eres uno de mis escritores favoritos!

Ana.